Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Edificio Estel, antigua sede de telefónica en Barcelona / GOOGLE MAPS

La antigua sede de Telefónica en Barcelona se convertirá en un complejo de oficinas

Un grupo local de inversores remodelará el enorme edificio de 41.000 metros ubicado en la avenida Roma antes de 2024

2 min

El edificio Estel, que albergó la antigua sede de Telefónica en Barcelona, se convertirá en un complejo de oficinas. Según ha informado La Vanguardia, un fondo con participación de inversores locales se hará con el inmueble que ahora mismo se halla totalmente desocupado y en estado semiruinoso en una manzana entre la avenida Roma y las calles Viladomat, Calàbria y Mallorca.

El anterior dueño de la finca, el fondo Fiscalter Inversiones 2013, controlado por la familia de origen indio Gidwani, tenía previsto remodelar parcialmente el enorme bloque fantasma de 41.000 metros cuadrados, más cuatro plantas subterráneas, para acoger un complejo residencial exclusivo con restaurantes y comercios.

Deterioro del edificio

El edificio Estel está vacío desde que en 2011 la teleco se mudó al Fórum. Desde entonces, sucesivos propietarios han intentado recauchutar el enorme activo, aunque ninguna operación ha llegado a buen puerto.

De hecho, los continuos intentos de okupación, saqueos e incendios obligaron a instalar un dispositivo de vigilancia para evitar el deterioro del inmueble.

Obras terminadas en 2024

El último intento de Fiscalter, que puso a la venta el inmueble en 2020 por 300 millones de euros --no ha trascendido el precio final de la transacción--, naufragó por culpa de las trabas del Ayuntamiento de Barcelona. El consistorio exigió que el 30% de las nuevas viviendas proyectadas por la sociedad se destinarán a uso social, y esta demanda condujo a la paralización de la operación.

Finalmente, la segunda vida del edificio llegará de la mano de una promoción inmobiliaria que quiere aprovechar el tirón del mercado de oficinas en el centro de la capital, aunque no se descarta reservar espacio para otros usos. Se prevé que las obras terminen en 2024.