Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jordi Gallardo (d), ministro de Presidencia, Economía y Empresa de Andorra, con su predecesor en el cargo, Gilbert Saboya (i) / GOVERN ANDORRA

Andorra sube el salario mínimo

La retribución de los trabajadores subirá el 3,2% y llegará a los 1.157,87 euros mensuales en el Principado

3 min

En pleno debate sobre la revisión del modelo laboral en España, el Consejo de Ministros del país colindante ha acordado incrementar el salario mínimo que se cobra en Andorra hasta los 1.157,87 euros. Los partidos del Principado han pactado una revisión al alza del 3,2% de las retribuciones que se empezarán a percibir a partir del 1 de enero de 2022.

La hora de trabajo en el territorio pirenaico se pagará a 6,68 euros. Esta cifra contrasta con el salario mínimo que se paga en España, que en agosto se fijó en 965 euros al revalorizarse en 15 euros, con la negociación abierta para llegar a los 1.000 euros ya en el ejercicio próximo. El avance del diálogo social en este sentido está encallado al priorizar el debate sobre la derogación de parte de la normativa de la última reforma laboral del PP.

Inmobiliario y poder adquisitivo

En cuanto a Andorra, el ministro de Presidència, Economia i Empresa, Jordi Gallardo, ha afirmado que su objetivo es cumplir con la recomendación europea de colocar el salario mínimo en el 60% del medio que se percibe en el Principado. Destaca las medidas de acompañamiento del alza de la retribución y que también pretenden impulsar la economía local.

Imagen de archivo de Caldea, uno de los sitios más visitados de Andorra / EP
Imagen de archivo de Caldea, uno de los atractivos turísticos de Andorra / EP

Incluye la dinamización del alquiler en el país mediante un proyecto de ley de Medidas de Protección y Flexibilización del Mercado de Arrendamiento de la Vivienda que también aborda el acceso a arrendamientos asequibles y una mejora general del poder adquisitivo de la población.

Problema para los andorranos

Cabe recordar que uno de los principales problemas del país es que la promoción del turismo de lujo y el atractivo que supone para empresarios y ejecutivos que buscan disfrutar de su fiscalidad, grupo en el que se incluye desde deportistas de élite a youtubers, ha elevado el precio del inmobiliario a cotas que son cada vez más inalcanzables por parte de la población. Especialmente los andorranos que trabajan en el sector servicios, básico para retener a los visitantes de compras o los que completan, por ejemplo, una jornada de esquí con ir de tiendas.

El Gobierno de Andorra prepara una batería de medidas para superar esta situación.