Menú Buscar
Una de las pistas de esquí de Andorra / GRANDVALIRA

Andorra apuesta por la naturaleza para superar la estacionalidad del turismo

El Principado quiere atraer nuevos visitantes más allá de del impacto que generan los deportes de invierno

3 min

Andorra buscar afianzar su modelo turístico y superar la estacionalidad de los deportes de invierno. Gobierno y empresarios asumen el reto combinar esas actividades con el impulso de otras que permitan la llegada de visitantes durante todo el año. Así lo afirma el informe presentado por el Instituto de Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada.

Lejos de relegar el impacto que generan los deportes de invierno, desde el Principado reconocen que la nieve tiene un límite, también motivado por el cambio climático, y pretenden captar más visitantes. El objetivo pasar por ser destino los 365 días del año.

Fidelizar visitantes

Para impulsar el turismo, desde el sector apuntan la necesidad de fidelizar visitantes, la movilidad y la transaccionalidad, además de apostar por la innovación y la búsqueda de nuevas actividades. El estudio de Coordenadas recalca que el empresariado del país es consciente de que el futuro pasa por desestacionalizar las actividades.

Así, desde Andorra recuerdan que existen atractivos para potenciar la llegada de turistas más allá de sus 1.429 cañones de nieve. No obstante, reconoce el informe que el turismo de compras ha perdido fuerza en los últimos tiempos a causa de la globalización.

Turismo de naturaleza

Por tanto, el Principado pretende reforzar el espacio natural y convertirse en referente para actividades como el senderismo, los deportes de riesgo, el turismo de aventura, la gastronomía y la cultura.

"El atractivo y singularidad del Principiado permite un alto grado de optimismo sobre el futuro y la sostenibilidad de su economía basada en un territorio y un entorno privilegiado y en donde el medio ambiente es el valor absoluto", ha valorado Jesús Sánchez Lambás, vicepresidente ejecutivo el Instituto Coordenadas.

El comercio y el turismo son dos bases fundamentales de la economía de Andorra y su peso en el sector servicios supera ampliamente el 50%, lo que viene explicado por los más de 8,5 millones de visitantes anuales --mayoritariamente españoles y franceses-- que suponen un peso importante en los cerca de 2.667 millones de euros del PIB del Principado en 2017.