Menú Buscar
Jordi Gallardo (d), ministro de Presidencia, Economía y Empresa de Andorra, con su predecesor en el cargo, Gilbert Saboya (i) / GOVERN ANDORRA

Jordi Gallardo 'hereda' el reto de poner en orden la banca andorrana

El ministro de Presidencia, Economía y Empresas deberá impulsar las reestructuraciones que se esperan en el país, incluidas fusiones

6 min

El presidente de los Liberales de Andorra, Jordi Gallardo, es desde hace una semana el nuevo ministro de Presidencia, Economía y Empresa del Principado. Acceder al cargo también le ha propiciado heredar uno de los retos más importantes del país, poner en orden la plaza financiera.

Las elecciones frenaron los movimientos que se habían iniciado en el sector, pero se considera que ha llegado el momento de que Gobierno, regulador y los principales banqueros del país se sienten para marcar la estrategia futura de las entidades de Andorra. El negocio tradicional, la banca privada, sufre las consecuencias de dejar de haber dejado de ser un paraíso fiscal --la Comisión Europea ha quitado al país incluso de la lista gris por su intercambio de información automática-- y ha propiciado que los bancos perdieran 1.200 millones de recursos gestionados al cierre de 2018.

Reestructuraciones menores

Aligerar las estructuras que mantienen es la estrategia que se considera prioritaria. De forma oficial, ninguna de las entidades del Principado han iniciado antes una reestructuración de plantilla al uso, aunque sí ha aprobado salidas del entorno de 20 personas que tienen un impacto significativo en un territorio donde tienen derecho a voto tan sólo 27.278 personas.

Crèdit Andorrà aprobó la salida de unos 20 trabajadores antes de Navidad. Lo enmarcó en que la nueva dirección del banco propiciaba ciertos relevos, pero desde el sector se considera que se trata de un miniERE. En Andbank también se amortizaron empleos del llamado back office, unas ocupaciones cuyo futuro hacía tiempo que estaban en cuestión por los procesos de automatización que ha iniciado la entidad.

También Morabanc ha hecho lo propio con un plan de prejubilaciones. En línea a acciones anteriores de las principales grupos financieros de Andorra y que son la avanzadilla de procesos más estructurados que también impliquen el cierre de oficinas.

Jordi Gallardo (d), ministro de Presidencia, Economía y Empresa de Andorra, con su predecesor en el cargo, Gilbert Saboya (i) / GOVERN ANDORRA

Jordi Gallardo (d), ministro de Presidencia, Economía y Empresa de Andorra, con su predecesor en el cargo, Gilbert Saboya (i) / GOVERN ANDORRA

Sector sobrerrepresentado

La conclusión a la que llegan todas las fuentes consultadas es que la banca está sobrerrepresentada en el Principado. Los grupos financieros que están controlados por las principales familias del país se deben reenfocar hacia el negocio minorista tradicional y lanzar nuevas líneas que generen ingresos, como promover con mayor ímpetu sus propios negocios de seguros como ya ocurre en España y en el resto de Europa.

Desde el sector se defiende que la experiencia que acumulan en banca privada aún es un activo. Sirve para atraer negocio, pero no con el mismo nivel que antaño y por eso se requiere aligerar las estructuras. Sin no se da el paso, también existe un consenso bastante amplio de que el futuro estará comprometido.

Escenario de fusiones

Se ha especulado con una fusión entre los tres principales bancos de Andorra, pero los implicados lo rechazan de frente. Aunque las rencillas históricas entre las familias que están detrás de las entidades se podría superar llegado el caso, se acepta como el escenario más probable un acuerdo a dos.

Morabanc, al ser el más pequeño, está en todas las quinielas aunque sus ejecutivos defienden que su menor perfil les permitirá seguir en el futuro con la cartera de clientes actual y con el foco puesto en dar servicios locales. Eso sí, previa reestructuración. En Andbank ocurre algo parecido pero desde otra perspectiva, la de una entidad que ha ganado músculo, está más diversificado y arrastra menos problemas.

Retos del ministro

Es Crèdit Andorrà el grupo con mayores retos de futuro. Espera desde hace años la aparición de un socio externo para integrarse y seguir por libre, pero con más presencia internacional y con los fondos saneados. Nunca ha llegado, hecho que complica su futuro.

Mención a parte merece Vall Banc, donde persisten los problemas por la migración de BPA. Además, parece ser que el fondo buitre que lo controla, JC Flowers, quiere iniciar su venta en breve. Banc Sabadell d’Andorra es el mejor posicionado del sector en la oleada de problemas al ejercer de filial de la entidad española.

Gallardo deberá actuar en ello. Se espera que mantenga en breve el primer encuentro con el regulador financiero del país para empezar a avanzar en la reestructuración necesaria. Dispone de poco más de 100 días de margen.