Menú Buscar
Antoni Martí, presidente de Andorra que lideró la intevención de BPA / CONSELL GENERAL

Andorra abre este martes un proceso electoral clave para el país

Antoni Martí debe anunciar en el segundo día de su debate sobre la “orientación del Gobierno” unos comicios que llegan en plena transformación del Principado

18.09.2018 00:00 h.
6 min

Andorra dará este martes el último paso que confirmará la transformación del país pirenaico. El hasta ahora presidente, Antoni Martí, deberá anunciar la fecha de la disolución del Consejo General y la celebración de las próximas elecciones. Se esperaba que hiciese lo propio este lunes, el primer día del llamado Debate sobre la orientación política global del Gobierno, pero tras una intervención de más de dos horas y media, que se puede leer en este documento de 53 páginas, el jefe del Ejecutivo del Principado se ha reservado el elemento más esperado de su discurso durante 24 horas.

Su primera intervención se ha dirigido a defender que desde que llegó al Gobierno en 2011 “se ha pasado de un largo periodo de palabras a una época de hechos”. Aludía de esta forma a la decisión de que Andorra dejara de ser un paraíso fiscal a cambio, básicamente, de poder imprimir euros; una prerrogativa que le sitúa como un actor más en el panorama financiero europeo y le hace salir de la lista negra de Bruselas.

Grandes retos de la nueva etapa económica

Martí ha sacado pecho de que bajo su mandato se ha puesto en marcha el “nuevo modelo fiscal, el desarrollo de una red de convenios de doble imposición, la apertura económica y la construcción de un marco de relaciones con el marco interior europeo”, entre otros. Cuestiones clave para la supervivencia de un país que hasta la fecha vivía básicamente de la banca privada.

Pero se ha dejado en el tintero abordar, precisamente, los grandes retos a los que empuja la nueva etapa económica en la región. No ha hecho ni siquiera un comentado entre líneas a cómo quedará el panorama bancario del Principado. La entrada en vigor del intercambio de información automática hizo perder los clientes que buscaban la opacidad de las operativa financiera que estaba implementada hasta ese momento en el país.

Crisis en la banca

Los últimos datos que facilitó la Asociación de Bancos Andorranos (ABA) el pasado abril mostraban un descenso del 21,5% de la solvencia agregada de Crèdit Andorrà, Andbank, Mora Banc, Banc Sabadell d’Andorra y Vall Banc (la entidad a la que traspasaron los activos de BPA). Fuentes del Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (Inaf) ya han advertido de que la corrección irá a más por la implementación de las normativas comunitarias de valoración de activos, la temida directiva de capital CRD IV.

Prosiguen los tambores de fusiones de grupos financieros en la región, aunque el presidente del Principado se limitó en su largo discurso a autoaplaudirse la gestión del “afer BPA”. “Hicieron tambalear el sector financiero y la economía en su conjunto con una intensidad sin precedentes, aún hoy en día se pueden notar réplicas de ese terremoto”, ha explicado en el Consejo General.

‘Caso BPA’

Martí da por zanjada la crisis, aunque ha eludido también hacer ninguna referencia a que los accionistas mayoritarios de BPA, la familia Cierco, ha instado causas en tribunales andorranos, españoles y de EEUU para demostrar los errores y dejadeces en la gestión del caso que les llevaron a perder el control de la entidad. Según el relato del presidente, lo que se hizo en 2015 fue evitar una “crisis de liquidez y de solvencia de ese mismo banco que se habría extendido al resto de la plaza financiera”.

Tampoco ha indicado que la causa andorrana, la que se juzga en el Tribunal de Corts, ha quedado en suspenso hasta nueva orden por la petición de recusar a los tres magistrados de la sala, Josep Maria Pijuan, Enric Anglada y Concepción Barón. Se les acusa de tener vinculaciones con el caso que pondrían en duda su imparcialidad.

Continuidad de Grandvalira

En el capítulo económico, Martí se ha dejado de comentar otro cambio que tiene en vela al Principado: el futuro de Grandvalira. El presidente de la estación de la principal estación de esquí de Andorra, Joan Viladomat, ha dejado claro que la temporada actual será la última en que con el mismo forfait se pueda acceder a más de 210 kilómetros de pistas.

La pugna empresarial entre los accionistas de Nevasa, la sociedad con la que opera, llevará su liquidación el próximo 31 de mayo. Cabe cerrar ahora los flecos de una operación que implicará la acción de una de las familias más ricas del país y que también tensionará la contabilidad de Crèdit Andorrà, propietario de las principales participaciones de la compañía.

Su desaparición tendrá un impacto negativo en un territorio que está llamado a vivir, básicamente, del turismo una vez finiquitada su etapa de paraíso fiscal. Pero, por ahora, Martí se ha olvidado de mencionarlo. La maquinaria electoral ya está en marcha en el Principado.