Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El excargo de CiU David Madí, y ambulancias TranSalud, la UTE de Egara en Aragón / CG

"Miserables": así es la guerra de los hombres de David Madí en Aragón

El equipo del empresario independentista en Ambulancias Egara logra pelearse con su socio, sublevar al personal e incendiar el Gobierno de Javier Lambán

9 min

"Miserables" o "irresponsables". Estos dos adjetivos son apelativos que se han dedicado los dos socios en el transporte sanitario de Aragón: Ambulancias Maiz y la catalana Ambulancias Egara. Esta última, dirigida por los hombres colocados por David Madí desde 2016, ha firmado una gestión muy controvertida y, pese a ello, ahora opta a quedarse con el mayor pastel sanitario de la región: la licitación del transporte urgente. 

Lo atestiguan comunicaciones internas a las que ha accedido este medio, y que muestran hasta qué punto está rota la UTE Transalud Aragón, que controla el megacontrato de transporte sanitario no urgente o programado desde principios de 2020. Los papeles muestran una guerra a degüello entre los dos partners, una batalla que, indican fuentes conocedoras, no gusta nada al Ejecutivo regional de Javier Lambán (PSOE), pues la Administración cree que está afectando a los trabajadores y pacientes. 

"Irresponsables" contra "miserables"

Los mensajes no tienen nada de conciliador, pese a que Egara y Maiz gestionan un encargo de más de 40 millones de euros y 209.000 servicios al año. Una empresa acusa a la otra de "actitud totalmente irresponsable" por no pagar la nómina de 323 empleados, poniendo en riesgo la economía familiar de otras tantas familias. 

ambulancias egara david madi
Uno de los mensajes de Egara contra su socio en Aragón / CG

Por su parte, Maiz no se corta y responde con un auténtico memorial de agravios. Sostiene que su socia catalana en Aragón no le paga los alquileres de los vehículos, ni los gastos de combustible, ni se informa de los despidos disciplinarios. La acusa de ponerle detectives privados, de contratar unilateralmente a un director territorial --Fernando Henar que, como Fermí Ferran, hombre de Madí en Egara, viene del mundo del juego-- a quien Maiz rechaza pagar el sueldo y, negro sobre blanco, de tener una "postura miserable". 

El conflicto se enmaraña

Es cierto que estas comunicaciones son de hace un año: agosto de 2021. También es correcto que la guerra sigue, como ha comprobado este medio con una retahíla de denuncias ante Inspección de Trabajo por presuntos incumplimientos de una UTE que, a todos los efectos, dirige Ambulancias Egara en solitario. 

Según la parte social, faltan ambulancias en algunas bases, no se suple al personal de vacaciones ni las bajas, falta ropa para el personal, la "central de coordinación está fuera de Aragón pese a que los pliegos ponen que debe estar en Zaragoza los 365 días del año las 24 horas del día", hay nulas relaciones con el comité, la base de Fraga está en mal estado y hay murciélagos y ratas y se desdobla la dotación de ambulancias, lo que, según los mismos mensajes, provocaría la falta de personal. 

Reunión en Aragón y un concurso

Todo ello está sobre la mesa del Departamento de Sanidad de Aragón y además de forma reciente. Este medio entiende que la Administración citó a las dos empresas de la UTE recientemente para asegurar la paz. Algo que, por el momento, no se ha conseguido. 

david madi ambulancias egara
Una respuesta del socio de Ambulancias Egara en Aragón / CG

Pero es que hay una derivada, por cuanto Sanidad gestiona ahora la licitación del gran contrato de transporte urgente de Aragón, que tiene un presupuesto de partida de 127 millones, y al que aspira también Ambulancias Egara. "Pedimos al Gobierno que examine cómo está funcionando el transporte sanitario no urgente, y que reflexione sobre si quiere al mismo operar llevando las ambulancias urgentes. ¿Es lo deseable?", se preguntan desde la parte social. 

Son los hombres de David Madí

Sea deseable o no, el contrato está en gestión, aunque parado por un tribunal administrativo. Debe resolverse antes de 2023. Y quien lo otea es Ambulancias Egara, una firma histórica que fundó la familia Simón en Terrassa (Barcelona), pero que vivió una suerte de asalto en 2016 por parte de hombres de confianza de David Madí. ¿Cuáles? Fermí Ferran, el exdirector de seguridad de Cirsa, la multinacional del juego, y Alex García-Gascón, otro ex de la seguridad que, en su momento, pasó por el FC Barcelona. Este medio dio cuenta de su fichaje en 2016 y diversas fuentes del sector les sitúan incluso por encima a nivel operativo de Oscar Simón, heredero de la empresa familiar vallesana. 

Este medio preguntó a Egara cuáles son sus relaciones con Maiz en Aragón, sin obtener respuesta. Pero la documentación conseguida pone negro sobre blanco lo que está ocurriendo en esta comunidad autónoma. Desempeño que se suma al de Andorra, donde Egara ha entrado en UTE a llevar el transporte sanitario y, por ahora, no ha podido comenzar por falta de vehículos. El actual adjudicatario ha tenido que hacerse cargo del servicio hasta el 1 de septiembre. Todo ello es atribuible a la nueva Ambulancias Egara que, en un momento dado y por motivos que se desconocen, tomaron directivos de la máxima confianza del ex secretario de Comunicación del Govern por CiU, también empresario independentista e investigado en el caso Voloh que peina posible corrupción en el patronato secesionista en Cataluña. 

Es contratista del CatSalut

Casualidad o no, la llegada de los hombres de David Madí a Ambulancias Egara, ahora cuestionada en todo el sector por su trayectoria en Cataluña y Aragón, coincidió con la colosal licitación de transporte sanitario urgente y no urgente en la región, que movilizó unos 1.000 millones de euros a 10 años. Según sindicatos del sector, la transportista egarense logró hacerse con dos lotes antipáticos de la macrolicitación, pues su operativa estaba, como es natural, en la conurbación de Barcelona, donde se fundó la empresa, y no en Tarragona y Lleida, los dos encargos que logró. Quizá por ello u por otras razones, los problemas comenzaron pronto, detalló este medio

ambulancias egara aragon
Una ambulancia de Transalud, la UTE de Egara en Aragón / Cedida

Ese procedimiento lo marcó también la polémica, una denuncia a fiscalía de la CUP que no prosperó y la donación que había hecho anteriormente Egara a la Fundación CatDem de CDC, asociación sin ánimo de lucro de los convergentes que acabó salpicada por el caso 3% de presunta financiación ilegal de los nacionalistas. Lo que subyace a todo ello es el apetito que despertó un sector externalizado por la Administración pública a determinados fondos de inversión y oportunistas sin experiencia en la sanidad pública, interés que aún perdura, como demuestra el movimiento accionarial en sector.