Menú Buscar
El centro logístico de Amazon de Madrid.

Amazon sólo firma unas arras para instalarse en El Prat

El gigante del ‘e-commerce’ mantiene su intención de construir el mayor centro logístico del sur de Europa en el municipio catalán pero aún no ha concluido el proceso de ‘due diligence’

3 min

Amazon, el gigante del e-commerce estadounidense, ha dado otro paso este viernes para instalarse en El Prat del Llobregat (Barcelona). La compañía ha firmado una opción de compra con el Gobierno catalán de Carles Puigdemont para construir un nuevo centro logístico “como parte de la expansión de su red europea con el objetivo de satisfacer la demanda creciente por parte de sus clientes en España y en todo el mundo”, afirman fuentes del grupo. Eso sí, el proyecto no está del todo cerrado.

“El proceso de due diligence está en marcha en colaboración con las autoridades correspondientes y, en estos momentos, Amazon no puede proporcionar más detalles sobre el proyecto”, añaden los mismos interlocutores.

Operación usada en campaña

Amazon mantiene que el terreno situado en el polígono industrial de Mas Blau, colindante con el aeropuerto de El Prat, cerca del puerto de Barcelona y de la capital catalana, es la ubicación ideal para su gran centro logístico del sur de Europa. El problema para el grupo estadounidense es que el Gobierno catalán filtró la operación antes incluso de que haya concluido el diseño arquitectónico del edificio.

Se usó en la campaña electoral para mostrar que las empresas internacionales confían en Cataluña a pesar del procés, pero ni siquiera se ha conseguido fijar una cifra concreta de inversión. El único dato en firme son los 30 millones de euros que deberá pagar si finalmente compra el terreno público.

Segunda inversión en el aire

También está en el aire la segunda iniciativa de Amazon en Cataluña, la adquisición del edificio en el que se ubicaba la editorial Gustavo Gili, en el corazón de Barcelona, para oficinas e incluso un punto de recogida físico para los clientes de la ciudad. El proyecto está sobre la mesa y existen posibilidades reales de que llegue a buen puerto, pero no se ha tomado ninguna decisión en firme al respecto.

La falta de discreción del Gobierno catalán no se ha recibido con demasiado entusiasmo en la sede central del grupo, situada en Seattle (Washington). Las multinacionales quieren discreción ante inversiones de este calibre y en Cataluña no se ha cumplido.