Menú Buscar
Amancio Ortega, fundador y accionista mayoritario de Inditex / EFE

Amancio Ortega amplía un 70% el capital de su matriz inmobiliaria

El empresario fue uno de los primeros en realizar donaciones individuales a la sanidad pública para afrontar la crisis del coronavirus

4 min

Movimiento en los negocios del fundador y accionista mayoritario de Inditex, Amancio Ortega. El empresario ha formalizado una ampliación de capital del 70% en su principal sociedad inmobiliaria, Pontegadea Inmobiliaria, a través de la que canaliza su voluminosa cartera en el sector, valorada en cerca de 10.000 millones de euros.

La operación, recogida en los apuntes del Registro Mercantil de La Coruña, eleva el capital de Pontegadea Inmobiliaria hasta los 100 millones de euros, tras una inyección de 41 millones a través de la citada ampliación.

Iniciativa en la crisis

El nombre de Amancio Ortega ha ocupado en los últimos días un destacado lugar en los medios de comunicación aunque por un asunto bien distinto. El empresario fue uno de los primeros en reaccionar a la crisis del coronavirus por parte del sector privado con una primera donación a la sanidad pública de un lote de 300.000 mascarillas.

Además, Inditex también fue de las primeras empresas que comenzaron a tomar medidas en este sentido. Así, la compañía que preside Pablo Isla mostró su disponibilidad para comenzar a fabricar material textil destinado al personal sanitario, entre el que figuraban batas y también las propias mascarillas.

Un imperio inmobiliario

Posteriormente, en torno a Inditex se está articulando el proceso de compras de material sanitario en China que están llevando a cabo las grandes compañías del Ibex, entre las que se incluye la propia empresa textil. Su capacidad logística en el mercado asiático, en el que posee un buen número de establecimientos, y el hecho de mantener canales abiertos con China, han convertido a la compañía en una de las claves para que la ayuda privada comience a llegar a un sistema sanitario que comienza a dar alarmantes síntomas de estar desbordado ante la avalancha de ingresos por infectados de Covid-19.

En paralelo con estas actuaciones, Ortega no descuida sus negocios personales. Al margen de su participación en el capital de Inditex, cuyo valor se ha visto sensiblemente afectado a causa del desplome sufrido por la práctica totalidad de bolsas mundiales, la otra pata principal del imperio de una de las mayores fortunas del mundo es el inmobiliario.

Una cartera de 10.000 millones

De acuerdo con las últimas cuentas publicadas por Pontegadea Inmobiliaria, correspondientes al ejercicio 2018, sus ingresos por rentas superan los 400 millones de euros. Las inversiones inmobiliarias del dueño de Zara se localizan fundamentalmente en Madrid, Barcelona, Londres y EEUU. En este último mercado adquirió el pasado año parte del cuartel general de Amazon en Seattle, por algo más de 650 millones de euros.

En España, Ortega es propietario de varios edificios en las principales avenidas de Madrid y Barcelona, como son paseo de la Castellana y paseo de Gràcia, respectivamente.

Además, en Madrid cuenta con edificios emblemáticos adquiridos en los últimos años como la Torre Picasso, comprada a FCC, la Torre Cepsa (uno de los cuatro rascacielos que componen el complejo Cuatro Torres que ocupa los terrenos de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid) y el edificio de nueve plantas situado en el número 32 de la Gran Vía ocupado en parte por el Grupo Prisa.