Menú Buscar
Viajeros, por los que pugnan Amadeus y las aerolíneas transportando sus maletas en un aeropuerto / EFE

Batalla entre Amadeus y aerolíneas por los pasajeros de empresas del Ibex

El gigante tecnológico pierde el cuasi monopolio en la distribución de billetes de avión; en liza, las grandes cuentas de viajes de las empresas cotizadas

8 min

Es la batalla entre Amadeus IT Group y las aerolíneas por los pasajeros de las empresas del Ibex 35. El gigante tecnológico que dirige Luis Maroto está perdiendo el cuasi monopolio que tenía en la colocación de billetes de avión con su Sistema de Distribución Global (GDS, por sus siglas en inglés). En liza están las grandes cuentas de las empresas cotizadas, las más cuantiosas, y que quieren las compañías aéreas.

El pulso empezó en 2015. Aquel año, la patronal u "órgano de coordinación" mundial de aerolíneas, IATA, anunció un nuevo programa de enlace entre las operadoras y los agentes de viaje que bautizó como New Distribution Capability (NDC). Según la organización, el sistema mejoraría la "diferenciación de producto, el acceso al contenido completo y ofrecería una experiencia de compra transparente".

La iniciativa la han adoptado, gradualmente, los grupos Lufthansa, International Airlines Group (IAG, que agrupa a British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus) y Air France, que lo lanzará en abril.

Los dos sistemas, el GDS y los NDC de las aerolíneas, han empezado a coexistir en los ordenadores de las agencias y gestores de viajes de las grandes empresas. Ello ha significado dos cosas: el fin del cuasi monopolio de Amadeus (controlaba hasta ahora el 40% de la distribución por agencia) y el repunte de ingresos de las operadoras, que han aumentado las reservas sin intermediario.

"Seguimos utilizando GDS"

Preguntada por la cuestión, la portavocía de prensa de Amadeus no ha respondido a los requerimientos informativos de este medio.

Sí lo ha hecho la de Iberia, una de las compañías aéreas que ha lanzado su propio NDC. Describe el sistema como una plataforma que "cuenta con el apoyo del sector […] y que mejora la capacidad de comunicación entre las aerolíneas, agencias de viaje y otros actores".

La aerolínea española de bandera ha indicado que su sistema basado en el lenguaje XML "está abierto a terceros, sean intermediarios, proveedores de sistemas informáticos, empresas u otras organizaciones". Recalca que el aplicativo responde a los "cambios a gran velocidad que ha experimentado la distribución en los últimos años".

Pese a ello, la compañía aérea que comanda Luis Gallego ha recordado que "sigue trabajando con los GDS para que distribuyan sus contenidos a las agencias de viajes" y también con el NDC "si así lo prefieren".

"La tecnológica no sufrirá"

Otras fuentes del sector de la aviación aérea han recordado que, aunque las compañías cobren a las agencias por vender vía Amadeus, la tecnológica "no sufrirá".

"Tiene una posición muy sólida, ya que su sistema es el estándar utilizado por el sector aeronáutico. Es como la VISA para un comprador. Las agencias de viajes se sienten cómodas y no cambiarán de sistema si no les ofrecen algo nuevo a cambio", han recordado las mismas voces.

"Los NDC de las aerolíneas tiene un objetivo: arañar más margen. Amadeus vende billetes paquetizados, mientras que internet tiende a ser deflacionista: los precios bajan por la fuerte competencia", ha agregado.

¿Qué está en juego en esta pugna? "Grandes cuentas de viajes como las de los bancos o las gasistas. El billete por 60 euros de una escapada a Roma es poco jugoso. Lo que da mucho margen son los viajes de última hora de directivos a Londres o Colombia para visitar una subsede allí. Son en business y no hay tantas opciones de vuelo. Así que se suelen pagar mucho más caros".

"Amadeus está negociando"

Esa visión no es tan compartida por las agencias de viajes. Un directivo de una firma que gestiona billetes para medianas y grandes empresas ha hecho hincapié en el hecho de que las aerolíneas "están cobrando o amenazan de cobrar un recargo si se compra un billete suyo por otro sistema que no sea su NDC".

¿Cuál es la consecuencia? "Que si compras vía GDS repercutes el sobrecoste sobre el cliente. Y si lo haces por NDC, la agencia tiene un acceso menos transparente a la compra. Sólo ve los vuelos de x, y y z horas de una compañía. Eso sí, la operadora le ofrece todo tipo de extras: acceso a salas vip, comida a bordo o elección de asiento. Ello aumenta sus ingresos", ha aclarado. 

"A las agencias de viajes nos da igual qué sistema utilizar. Pero queremos trazabilidad. Imagina que reservas un billete para un país africano y hay un atentado allí. O que a tu cliente no le gusta su hotel. El sistema de Amadeus te da más información, como la geolocalización, y opciones para mover al viajero. Los NDC, de momento, no", ha defendido la misma fuente.

En este escenario, se impondrán tres cosas. "Por un lado, el hecho de que Amadeus diversificará productos porque está perdiendo cuota de mercado. Por el otro, que la tecnológica negociará con las aerolíneas para hallar un punto de encuentro. Y en tercer lugar, que se ha abierto un plazo, hasta julio, para adoptar los NDC", ha enumerado el profesional.

"¿Qué pasará entonces?"

Ese periodo, hasta verano, es el que preocupa a Martí Sarrate. El presidente de la patronal de agencias de viajes ACAVe recuerda que el sistema de Amadeus "es el que pactaron las propias aerolíneas en un principio" por lo que les "coge de nuevo" que las compañías quieran ahora vender billetes con su propio canal. 

Sarrate también afea a las operadoras que "cobren un recargo" por utilizar el sistema antiguo. "Es un tema que está denunciando ante la Comisión Europea", ha aseverado el directivo.

El empresario admite que las agencias "se van conectando paulatinamente a los NDC de las aerolíneas". Ello, no obstante, no es un proceso cómodo. "¿Podemos instalar los sistemas de todas las aerolíneas? Sí, pero resta productividad y efectividad al sector", ha lamentado.

"Temo lo que pueda ocurrir a partir de julio, cuando acabe la ventana de adaptación al sistema. Para una reserva turística no hay problema. Pero, ¿y los viajes corporativos? Las agencias especializadas en ese segmento hacen reservas diarias múltiples. Generará caos", ha remachado.