Menú Buscar
El presidente de Siemens, Joe Kaeser (i), y el responsable de Alstom, Henri Poupart-Lafarge (d), en el anuncio de fusión de ambas compañías en septiembre que ahora ha encallado en lo laboral / EFE

La plantilla europea de Alstom toca la cara a Siemens

Los trabajadores exigen unas garantías laborales mínimas a la multinacional alemana para aprobar la fusión de ambos grupos en el gigante europeo del sector ferroviario

19.12.2017 00:00 h.
4 min

La gran operación en ciernes del sector ferroviario en Europa ha tropezado en lo laboral. El comité europeo de Alstom, que representa a unos 20.000 trabajadores de todo el continente, ha declinado por el momento dar su visto bueno a la integración de esta compañía con Siemens por las incógnitas del proceso. Argumentan que, sin conocer más detalles sobre el futuro de las plantas, no pueden bendecirlo.

Los sindicatos aseguran que sin esta opinión favorable se cierra en falso el actual periodo de consultas de la integración, un trámite que concluye el próximo 18 de enero. Y, según la parte social, esta cuestión podría llegar a entorpecer los plazos de la fusión anunciada a finales de septiembre.

Garantías de empleo

El pulso de la plantilla tiene lugar tras una semana de reuniones muy duras entre los representantes de la alta dirección de Siemens y Alstom, y el comité europeo de la segunda. Concluyeron con las exigencias de los representantes de los trabajadores de “garantías de empleo para todos los países” que estaban representados en el plenario “en los mismos términos que las que existen para Francia y Alemania”, tal y como indica el texto final pactado por los sindicalistas. Entre ellos, España.

Es decir, conseguir el compromiso de cierta continuidad de los centros de trabajo. Cabe tener en cuenta que en los países de origen de ambas multinacionales se anunció que la integración tendría unas consecuencias laborales mínimas.

Continuidad del comité de empresa

Los trabajadores del resto de plazas europeas indican que, en un mercado globalizado y en un momento de expansión para el ferroviario europeo, la dirección de Siemens tiene margen para ofrecer unas garantías. Aunque sean de mínimos, ya que aceptan de partida que es imposible blindar contratos.

También pretenden arrancarle el compromiso de continuidad del comité de empresa. Su cometido inmediato será hacer un “seguimiento” de los pactos que se llegaran a firmar.

Estrategia a medio plazo

Exigen al grupo germano información sobre la estrategia comercial a medio plazo. Resolver grandes incógnitas que están sobre la mesa en la integración como conocer por qué tecnología se apuesta. Las fuentes consultadas recuerdan que tanto la estructura productiva como la de innovación del grupo está por duplicado. Tanto Siemens como Alstom cuentan con sus centros de I+D, fabrican sus trenes de alta velocidad, sus metros y sus locomotoras, entre otras.

Por lo que se debería apostar por uno u otro o mantener ambos en el portafolio de productos del grupo resultante. Por lo que piden esclarecer en la medida de lo posible estas dudas. “Igual que los accionistas de las compañías piden garantías por sus inversiones, nosotros hacemos lo propio en lo laboral”, añaden los mismos interlocutores del comité.

Traslado a IndustriALL

El toque de atención llegará hasta la federación europea de industria, IndustriALL. Los sindicatos europeos de Alstom señalan que trasladarán a esta organización sus quejas sobre la falta de información del proceso y se pedirá una “reunión urgente para tomar una decisión” sobre la “respuesta que vamos a dar como sindicatos europeos de forma conjunta”.

Aseguran que la negociación con las direcciones de Siemens y Alstom no ha concluido, pero piden algún gesto para tranquilizar a una plantilla de más de 30.000 trabajadores en toda Europa.