Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de balcones de un bloque de viviendas en Barcelona / @SomLlars

Airbnb apuntala los hogares compartidos el día en que Barcelona los prohíbe

La tecnológica abre una herramienta para registrar los pisos que se comparten con turistas cuando el Ayuntamiento puede comenzar a multarlos

3 min

Airbnb ha salido hoy al rescate del homesharing, la actividad de compartir pisos con turistas, el día en el que queda prohibida en Barcelona. La tecnológica ha estrenado una herramienta para registrar los hogares compartidos en una jornada agridulce para los anfitriones, pues el sector resta legalizado en Cataluña, pero no en la Ciudad Condal, donde los que lo practican pueden ser multados a partir de hoy. 

Lo ha explicado Airbnb en un comunicado, nota en la que valora que la entra en vigor del Decreto de turismo de Cataluña, que legaliza el homesharing en la región a partir de hoy viernes, 6 de agosto, es positiva. La pieza normativa es "una buena noticia para innumerables familias que dependen de estos ingresos adicionales", constata la puntocom. 

Registrar un hogar compartido

Según la compañía, el Decreto es favorable para el turismo catalán porque permite a los viajeros "disfrutar de la hospitalidad" de los vecinos "de una manera sostenible y auténtica". En el plano del anfitrión, la entrada en vigor del armazón legal del homesharing en Cataluña ayuda una actividad que "diversifica el turismo en beneficio de las familias y comunidades locales". 

Por todo ello, Airbnb ha anunciado que ha habilitado una herramienta en su plataforma para que los usuarios puedan introducir su número de hogar compartido. Será de hecho obligatorio hacerlo para que el anuncio sea visible en la plataforma. 

"Preocupada" por Barcelona

Así pues, Airbnb facilita la actividad de alquilar habitaciones sueltas a turistas en Cataluña, actividad que a partir de hoy regula el Decreto de turismo de 2020. Según el grupo tecnológico, este sector "es una forma de alojamiento que cuenta con una larga tradición en toda Europa". La norma autonómica es a su vez "un paso adelante para quienes deseen realizar esta actividad en Cataluña". 

Con respecto a Barcelona, la tecnológica advierte de que la prohibición de alquilar habitaciones de una primera vivienda por medio de una moratoria, que sustituye a una regulación definitiva, "supone un impacto muy negativo para las familias, a pesar de que no repercute en el negocio de la plataforma". En relación a ello, Airbnb admite "preocupación" por los anfitriones de la Ciudad Condal, "la mitad de los cuales dependen de estos ingresos​ para mantener sus hogares". Por este motivo, la puntocom urge al Ayuntamiento de Barcelona a "encontrar una solución" para esta actividad.