Menú Buscar
Dos turistas pasean por la zona del Borne de Barcelona / CG

"Alquilé una habitación en Airbnb y me multaron con miles de euros"

El Ayuntamiento de Barcelona 'caza' con Google Maps a Paula, una vecina, y amenaza con hacerle pagar hasta 600.000 euros

4 min

Alquiló una habitación a través de Airbnb durante un fin de semana y puede acabar pagando de 30.000 a 600.000 euros. Paula --nombre falso--, es una joven profesional de Barcelona que vive en una pesadilla por querer aprovechar el boom turístico de la ciudad –y hacerlo irregularmente– el pasado verano. La corporación la acusa de operar un piso turístico ilegal, algo que ella niega. Sostiene que alquiló una habitación en el piso en el que vive. Una actividad alegal que no está regulada.

"Hace varios años me afinqué en Barcelona ciudad. Pude comprar un piso con mis ahorros. Este verano, decidí alquilar una habitación a un turista en el piso donde resido. Es mi vivienda habitual, estoy empadronada allí. No es un piso turístico", asegura.

Tras la corta experiencia de verano, recibió una notificación municipal: había cometido una infracción grave de la Ley de Turismo de Cataluña. "Si prospera el expediente sancionador, me expongo a una sanción de entre 30.000 y 600.000 euros", lamenta.

'Cazada' con Google Maps

Paula cometió dos errores. Anunció su piso como si se alquilara completo, lo que convenció a los técnicos municipales de que se trataba de una de las 6.000 viviendas vacacionales ilegales que hay en la capital catalana.

El segundo fue colgar en la página web varias fotos del domicilio. El equipo que rastrea pisos turísticos lo localizó con la ayuda de Google Maps e inició el expediente sancionador.

"Cuando recibí la carta casi me da un ataque al corazón. El turista que alojé no había molestado a nadie, y sólo fue una vez. Ahora he iniciado alegaciones y, claro, acudiré a la vía judicial si es preciso", asevera.

"Está ocurriendo, aunque es alegal"

Preguntado por la cuestión, el abogado Marc Pertíñez, de Pertíñez Romagosa Advocats, arroja más luz sobre el caso.

"Es un caso minoritario, pero ocurre. En Cataluña se pueden alquilar habitaciones a turistas en viviendas habituales. No está regulado. De hecho, está contemplado en el proyecto de reglamento de turismo de la Generalitat", explica.

"Alquilar una habitación de tu piso a turistas, el llamado homesharing no profesional, no es ilegal. Pero aún con todo se está multando a estas personas", agrega.

"No son pisos turísticos"

Una de las plataformas que gestiona este tipo de multas es la Asociació Veins i Anfitrions de Barcelona. El grupo ciudadano reclama legislación específica para vecinos que alquilan habitaciones en sus casas de forma esporádica, sin dedicarse a ello profesionalmente.

"Otra cosa es operar una vivienda vacacional o un grupo de éstas. No es nuestro caso. La situación que queda en la alegalidad es la de alquilar esporádicamente en el piso en el que vives. Pagando todos los impuestos, claro", aclara Dámaris Rojas, presidenta de la entidad.

Rojas recuerda que las súpermultas de hasta 600.000 euros se están imponiendo en Barcelona a los pisos turísticos (HUT, por sus siglas en catalán) ilegales. "Si esta persona alquiló sólo una habitación y no todo el piso, sólo debe demostrar que es residente habitual del domicilio. Ello debería truncar el expediente", aconseja.