Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de uno de los edificios de Almirall / ALMIRALL

Almirall anuncia una emisión de deuda sénior por un máximo de 250 millones

Las obligaciones de la farmacéutica fijarán su vencimiento en 2026 y estarán respaldadas mediante garantías solidarias personales de algunas filiales del grupo

2 min

La farmacéutica Almirall ha anunciado una emisión de deuda sénior por un importe máximo de 250 millones de euros y con vencimiento en 2026, según ha informado este lunes la compañía a la CNMV.

Estas obligaciones serán bonos sénior respaldados mediante garantías solidarias personales otorgadas por algunas filiales del grupo.

Inversores institucionales

Los fondos obtenidos por el laboratorio se destinarán a amortizar en su totalidad, a su vencimiento, el principal en circulación de las obligaciones sénior no garantizadas condicionalmente convertibles y/o canjeables en acciones de la sociedad, de 250 millones euros de importe nominal agregado y tipo de interés fijo anual del 0,25%, incluyendo el pago de los intereses devengados y no abonados. También se financiarán los gastos relacionados con la emisión de las obligaciones.

Las nuevas obligaciones se regirán por las leyes del Estado de Nueva York y se ofrecerán únicamente a inversores institucionales cualificados.

Pérdidas en 2021

El importe nominal definitivo y sus términos y condiciones finales, incluyendo el tipo de interés, se determinarán una vez finalizado el proceso de prospección de la demanda que realicen los suscriptores iniciales de las obligaciones. Almirall tiene previsto solicitar a la Bolsa de Valores de Luxemburgo la admisión a cotización de las obligaciones y su negociación en el mercado Euro MTF.

La farmacéutica comunicó en julio que se había anotado unas pérdidas de 43 millones de euros en el primer semestre de 2021. Esta cantidad contrasta con los beneficios de 42,4 millones registrados en el mismo periodo de 2020. Según informó la compañía, las pérdidas se debieron a un deterioro de valor contable de activos intangibles por un valor de unos 100 millones de euros, debidos principalmente a las ventas de Seysara, su antibiótico para tratar el acné.