Menú Buscar
Alfredo Serrano , director de CLIA en España, atiende a 'Cronica Global' con el puerto de Barcelona al fondo / CG

El director de CLIA España: "La normativa para cruceros en Cataluña es poco coherente"

Alfredo Serrano, al mando de la asociación de empresas cruceristas desde 2014, prevé que el atentado del 17-A "no afectará" en los próximos meses a la llegada de turistas por mar

24.09.2017 00:00 h.
9 min

Alfredo Serrano, ingeniero industrial y madrileño de nacimiento, tiene el corazón puesto en el mar. Lleva 15 años en el sector de los cruceros. Antes de ser director general de Iberocruceros fue directivo en otras empresas como Honeywell y ASEA Brown Boveri. Serrano es director de la Cruise Lines International Asosiation (CLIA) en España desde que se instaló en el país en 2014. El sector está en constante crecimiento.

- Desde la entrada de CLIA en el sector español de los cruceros en 2014, ¿qué ha hecho la patronal para que alcance el punto de relevancia actual?

- Cuando empezamos ya encontramos un sector muy desarrollado. Esa fue la razón por la que la asociación decidió abrir una sede en España. Somos tanto un buen receptor como emisor. Actualmente movemos 486.000 cruceristas españoles, lo que nos sitúa en quinta posición en Europa. Somos una potencia muy importante como receptor, donde ocupamos la segunda posición, tanto de puertos base como de escalas. En el caso de Barcelona, la llegada de cruceristas de Estados Unidos le da unos beneficios por encima de lo habitual.

El director en CLIA en España atiende a 'Crónica Global' / CG

- Entonces, ¿podríamos decir que los cruceros son complementos a los vuelos?

- Correcto. Van juntos. Hace unos meses, el CEO de Norwegian comentó que había elegido Barcelona para conectar sus rutas low cost con Estados Unidos por el inmenso tráfico de cruceristas. A las compañías aéreas les favorece porque saben que una parte de la capacidad del avión va a estar llena. Y además, abre la posibilidad de abordar nuevas tipologías de turismo, como el de negocios.

- Precisamente, los cruceros siempre se han asociado a un turismo de élite, pero hay para todos los públicos, ¿no?

- Así es. Cuando me preguntan cuál es el turista tipo, pienso lo mismo con los cruceristas. Hoy por hoy, en España y en todo el mundo hay cruceros para todos los bolsillos e intereses según la experiencia que busquen.

- Octubre suele ser el mes punta para hacer un crucero. Supongo que no se trata de un sector estacional…

- Octubre es más barato, pero no es la principal razón. Son más baratos en noviembre y diciembre, por ejemplo. La razón es la temporalidad de los cruceros, que es más larga que la del turismo habitual. En Barcelona, no suele ser el caso, porque hay turismo todo el año, pero en Ibiza, por ejemplo, si vamos en diciembre encontraremos barcos de cruceros. Las temporadas suelen alargarse entre abril y octubre.

alfredo serrano

- ¿A qué responde que Barcelona se haya consolidado como el primer puerto de Europa?

- Hay múltiples razones. La principal es el interés turístico de la ciudad. Los turistas de cruceros buscan las mismas cosas que los demás y para ello Barcelona es una ciudad muy atractiva. Además, las diferentes instituciones también han hecho una buena promoción conjunta de los cruceros. Hay ciudades muy importantes que se miran en el espejo del éxito del Puerto de Barcelona.

- Y Tarragona, ha sido el puerto español que más ha crecido en tránsito de pasajeros…

- Ha sabido abrirse a los cruceros en un momento en el que ha podido ver la oportunidad. Ha aprovechado la proximidad a Barcelona, los atractivos de la propia ciudad y los activos que ofrecen las compañías.

- ¿Qué objetivos tiene CLIA España en este momento?

- Tenemos tres áreas principales de actuación. Nuestra misión principal es la interacción entre las compañías y ser el representante ante las autoridades del país. También lo es la comunicación de un sector poco conocido en el que hay un montón de mitos que son falsos. Por último, dar a conocer el trabajo que hacen las navieras en aspectos medioambientales y en otros campos, como el del mantenimiento.

- ¿Y en Cataluña?

- Nos preocupa la proliferación de nuevos impuestos y nuevas tasas. Son barreras para las empresas del sector. Nuestro objetivo es asimilar lo que pasa en Barcelona, en comparación de lo que pasa en el Mediterráneo, que no está yendo en la misma dirección. Queremos que se normalice la situación. En Cataluña, en seis meses, se han creado dos nuevos impuestos que afectan a los cruceristas: la modificación de la tasa turística de la Generalitat y el impuesto para excursionistas de días del ayuntamiento. Visto desde fuera parece que la normativa está poco organizada y que es poco coherente. Estas cosas no pasan en otros países. Por ejemplo, aquí la tasa que grava a los hoteles, también se aplica a los cruceros.

- Estamos comentando que los cruceros están comprometidos con el medio ambiente. Al menos en Barcelona, los vecinos no opinan lo mismo.

- En Barcelona, el año pasado hubo más de dos millones de movimientos de cruceristas. Tan solo representan el 3% del total del turismo en la ciudad. Somos una cifra muy reducida, pero aun así trabajamos para mitigar el posible impacto. Tan solo representamos el 1,2% del óxido de nitrógeno que se queda en Barcelona, según los datos de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). Las compañías de cruceros tienen una potente política medioambiental. Hacen grandes esfuerzos e inversiones. Los barcos están sometidos a la normativa del transporte marítimo internacional. Son modernos y eficientes y en comparación con el tráfico de navíos, los cruceros representan un porcentaje ínfimo. De las 5.000 infracciones leves de respeto al medio ambiente que recogió la Unión Europea (UE), tan solo cinco fueron de cruceros.

- ¿Afectarán los atentados terroristas del 17 de agosto al tráfico de cruceros?

- Las compañías de cruceros hacen las reservas con mucho tiempo y para el año que viene no se va a notar, de momento. Me han trasmitido que no ha habido cancelaciones. Se trata de un fenómeno global, al que empezamos a acostumbrarnos en Europa. Es difícil de prever. España se había beneficiado de ser un destino seguro, pero es pronto todavía. Esperemos que sea un hecho aislado. La mayoría de cruceristas que vienen son de Estados Unidos, hacen las reservas con mucho tiempo y cuando perciben el riesgo, pueden cancelar, podrían ser los más afectados, pero soy optimista.

- ¿Y con respecto a la independencia?

- No parece que las cosas vayan por esa dirección. Al menos de momento. Pero los pasajeros de cruceros no suelen estar preocupados por este tema. Lo que no quieren es que se les amarguen las vacaciones.

- Una pregunta indiscreta: ¿por qué la sede en Madrid y no en Barcelona?

- Buena pregunta. La explicación es que las compañías de cruceros quieren estar cerca de las agencias de viajes. La gran mayoría están en Madrid, y por eso también la patronal. Yo soy madrileño y me sorprendió también cuando me incorporé al sector.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información