Menú Buscar
Alfred, el mayordomo virtual para gente mayor / CG

Alfred, el mayordomo virtual para la gente mayor

Un proyecto cofinanciado por la Comisión Europea con participación española combate la dependencia en el envejecimiento

4 min

Alfred es un mayordomo virtual. Acrónimo de Asistente Interactivo Personal para la Vida Independiente y el Envejecimiento Activo (en sus siglas en inglés), es una plataforma que fomenta la independencia y la integración social de las personas mayores.

El móvil es el elemento de interacción, pero tiene detrás un sofisticado servidor. Sus múltiples funciones se vehiculan a través de distintas aplicaciones para móvil. Las funciones van desde facilitar las tareas simples de comunicación o la sincronización a médicos y cuidadores, hasta juegos para combatir el aislamiento social.

Camiseta inteligente

Una de las funcionalidades estrella es una camiseta inteligente. La prenda “incorpora tejidos con unos sensores inteligentes que monitorizan a la persona que la lleve mientras hace vida normal”, ha explicado Emilia García, jefa del proyecto de Worldline Iberia. Los datos se recopilan en el móvil, que envía informes a los contactos que se seleccionen (familiares, un médico, un cuidador social).

Worldline es la empresa española que se ha encargado de la programación de la plataforma y las aplicaciones para móvil. Un consorcio de 11 empresas de 6 países miembros, y pioneras en diferentes sectores, ha desarrollado la idea. El proyecto ha sido cofinanciado por la Comisión Europea como parte del 7º Programa Marco, con una inversión de 3.400.000 euros.

Juegos serios

Otras prestaciones de Alfred son los “juegos serios”, que incluyen “actividades que incentivan la práctica de actividades físicas y cognitivas”, define la jefa de proyecto de Worldline. Un equipo de especialistas geriátricos ha diseñado una aplicación que propone ejercicios para fortalecer la espalda, para evitar la escoliosis o la pérdida de musculatura, y detecta si su ejecución es correcta para corregir las posturas.

También se proponen pasatiempos para mantener activa la capacidad intelectual o juegos de coordinación psicomotriz a través de la música. En una especie de red social, el usuario introduce sus preferencias de entretenimiento (arte o deportes, por ejemplo) y la aplicación le sugiere programación televisiva, eventos en su ciudad, así como personas de su entorno con las que comparte los intereses.

Más inteligente que Siri

El manejo de la aplicación de Alfred debía ser “principalmente por comando de voz”, ya que las personas mayores a menudo “no tienen percepción visual necesaria o la psicomotricidad fina para manejar una pantalla táctil”, según García.

La modulación de las palabras por parte de Alfred debía ser lo más natural posible para que el usuario no sintiera extrañeza por hablar con una máquina. Además, el mayordomo virtual “encuentra el camino” a lo que el usuario solicita, aunque la petición no sea estrictamente precisa. Alfred es más inteligente que Siri o Cortana, los asesores de voz de Apple y Microsoft, respectivamente.

El mayordomo virtual deja atrás la fase de desarrollo: acaba de entrar en fase de comercialización. Alfred busca inversores y socios para que, junto con la Comisión Europea, le den el empuje del mercado.