Menú Buscar
Fotomontaje de la situación de la exportación del aceite de oliva español en EEUU

Oficina Comercial de España en EEUU alerta de problemas si se imponen aranceles al aceite de oliva

La advertencia se produce inmediatamente después de que se hayan incrementado los aranceles sobre las aceitunas negras españolas a instancias de los productores de California

4 min

La Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Estados Unidos ha elaborado un Informe Económico y Comercial sobre la situación de aquel país, actualizado a mayo de este año, en el que aparece un párrafo que ha despertado todas las alertas del sector productor, ya que podría dar un vuelco a las exportaciones del producto español.

En el informe se señala: “Actualmente no existe una norma que restrinja la comercialización del aceite de oliva, pero en caso de aprobarse una Marketing Order (similar al caso de las aceitunas) bajo una norma no compatible con las directrices del COI (Consejo Oleícola Internacional), se produciría un serio problema en este mercado”.

Aranceles a las aceitunas españolas

La advertencia se produce inmediatamente después de que se hayan incrementado los aranceles sobre las aceitunas negras españolas a instancias de los productores de California.

La amenaza sobre posibles aranceles al aceite de oliva en Estados Unidos es cada vez más real ante los graves desequilibrios de precios que se están produciendo entre los productores californianos y los aceites de marcas españolas e italianas.

La estrategia de Dcoop

Esos desequilibrios están acentuados por la estrategia del grupo aceitero español Dcoop (un grupo cooperativo con base en Jaén) de abaratar los precios en el mercado norteamericano a través de su marca Pompeian. Los productos de esta marca española se venden en las grandes superficies a la mitad de precio que los aceites de California. El diferencial de precios de Pompeian con otras marcas españolas e italianas está en un 40%.

Fuentes del sector olivarero español consultadas manifiestan su incredulidad ante las prácticas comerciales que está llevando a cabo Dcoop a través de Pompeian en el mercado norteamericano. Los productores españoles se quejan de que se hundan los precios, cuando el aceite de oliva es un producto con buena aceptación y por el que el consumidor está dispuesto a pagar un alto precio. Ganar cuota a base de hundir precio es suicida, repiten esas fuentes.

Necesidad de importar

Si se produce una disminución notable de las ventas de aceite californiano en EEUU a causa de estas diferencias de precio es muy posible que productores locales exijan a su administración la inmediata aplicación de medidas proteccionistas como han hecho los productores de aceitunas negras.

Desde Dcoop se señala que no existe riesgo de que se impongan aranceles, dada la reducida producción de los aceites californianos, un 3% del total de consumo y que el mercado necesita de las importaciones para estar abastecido.

En buena parte de la industria aceitera española se estima, por el contrario, que ese riesgo latente existe y que la situación entre las aceitunas y el aceite de oliva en Estados Unidos es similar y en el primero de los casos ha terminado con la aplicación de aranceles. La Interprofesional del Aceite, una asociación sectorial que agrupa a productores, envasadores y distribuidores, ya ha creado un comité de crisis para hacer frente a este riesgo real.