Menú Buscar
El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann (i), junto a la canciller alemana Angela Merkel (d). / EFE

Alemania plantea elevar la edad de jubilación a los 69 años

El Bundesbank sugiere abrir de nuevo el debate para impulsar un a reforma de las pensiones que aliviara la presión sobre las arcas públicas germanas

3 min

El Bundesbank ha abierto de nuevo el debate sobre las pensiones en Alemania. En pleno agosto, el banco central germano ha puesto sobre la mesa la propuesta de elevar la edad de jubilación hasta los 69 años para garantizar la viabilidad del sistema público.

El regulador indica en la última publicación de su boletín mensual que el envejecimiento de la población propicia una presión sobre las arcas públicas que complicaría la sostenibilidad de las pensiones. Por ello plantea que prolongar la vida laboral a partir de 2060, cuando se esperan también mejoras en la esperanza y la calidad de vida de los alemanes.

Reforma de las pensiones anterior

La última reforma de las pensiones en Alemania contempla un incremento gradual de la edad legal de la jubilación desde los 65 hasta los 67 años para 2030. También planificó una mejora de la contribución de la ciudadanía de hasta el 22%.

Pero el banco central del país considera que no será suficiente. Además de prolongar la edad, propone un debate para llevar la aportación de los trabajadores al 24% de los ingresos brutos.

Romper el tabú del debate

“No se debería ocultar el hecho de que son inevitables nuevos ajustes para garantizar la sostenibilidad financiera”, indica en el boletín el Bundesbank. Señala que “no debería ser tabú hablar de una vida laboral más larga” en un momento en el que, además, la natalidad del país ha decrecido.

La petición del regulador por el momento ya ha tenido un impacto en toda Europa por el liderazgo que suele tener el gigante germano en este tipo de iniciativas. El debate se ha abierto en el país, por lo que se espera que se extienda en el resto del espacio comunitario.

Avance económico robusto

Por otro lado, el boletín mensual del Bundesbank señala que la economía Alemana muestra signos para confiar en que mantendrá su expansión a lo largo de todo el verano. En el segundo semestre alcanzó el 0,4% frente al avance del 0,7% de los tres primeros meses del año. Las exportaciones, la construcción y el gasto de los consumidores representan las principales aportaciones en el avance.

Sufre la ralentización del crecimiento que también ha experimentado el resto de la Unión Europea, pero el Bundesbank asegura que la locomotora europea crece aún “de forma robusta”.

Asegura que el Brexit tendrá un “impacto económico limitado” en el país porque la confianza de los inversores aún es positiva. “Hasta ahora solo se han visto modestamente perjudicadas”, indica el regulador al descartar, seguidamente, afecciones como mínimo en el corto plazo.