Menú Buscar
Imagen de 'La Vida Azul', la polémica campaña de Alcampo que incluye bollería, caramelos y alimentos procesados / CG

Los consumidores cargan contra Alcampo por la campaña "La vida azul"

La filial de Auchan en España incluye chocolate, bollería, caramelos y bebidas energéticas en su línea 'saludable' de productos

24.01.2018 00:00 h.
6 min

Los consumidores cargan contra Alcampo por su campaña "La vida azul". La filial de Auchan en España incluye chocolate, bollería industrial, bebidas energéticas y caramelos en su línea saludable de productos. Nutricionistas han impulsado un boicot en las redes sociales, mientras que la asociaciones alertan de posibles multas por "publicidad no veraz".

"La vida azul" se define como "movimiento que te ayuda a recuperar el control sobre tu salud". Consiste en dos líneas de actuación de la firma de hipermercados: una aplicación de móvil con pautas para una vida sana y una selección de productos en sus centros comerciales que, teóricamente, fortalecen ese hábito.

"Comer de manera equilibrada, movernos más, consumir mejor, pero no siempre sabemos cómo hacerlo. Con 'La vida azul', Alcampo se convierte en tu nuevo aliado del día a día", indica la sociedad con sede en Santiago de Compostela.

"Venden productos no saludables"

La iniciativa ha sublevado a los expertos en nutrición. "En un principio puede ser loable que la gente sea consciente de lo que compra. Pero la selección de productos incluye chocolate, bebidas energéticas, cacao para leche, glutamato monosódico --una sal sódica que se añade a las patatas fritas-- o carne procesada", ha enumerado Carlos Ríos.

Este graduado en Nutrición Humana y Dietética y bloguero es uno de los tuiteros que más se han significado contra la campaña. "Pedimos a la gente que no compre los productos, o que que denuncie a Alcampo en sus propios establecimientos. Queremos que la retiren", ha argumentado.

¿Por qué? "Porque hacen creer a la gente que hacen comer mejor, cuando no es así. Aunque un producto lleve menos azúcar que sus rivales, como defiende la marca, puede tener otros ingredientes no saludables, como cafeína o edulcorantes. No promocionan frutas o verduras", recuerda Ríos, que dirige la bitácora Realfooding.

La petición del tuitero ha ganado predicamento en la red de microblogging: la etiqueta #BoicotAlcampo llegó a ser tendencia ayer, martes, 23 de enero, en España.

"No dejarse engañar"

Clara Muñoz, dietista-nutricionista del Centro Júlia Farré de Barcelona, ha admitido que Alcampo pergeñó la iniciativa "con la voluntad de mejorar la alimentación de los consumidores": "Seleccionaron un conjunto de alimentos, excluyendo los genéticamente modificados o que llevaban aceite de palma, y los etiquetaron".

"Aun así, en esta selección se han encontrado productos de muy bajo (o ningún interés) nivel nutricional como podrían ser las gominolas o la bollería", ha agregado la profesional.

alcampo la vida azul boicot

Botellas de tés con edulcorantes añadidos etiquetados en la campaña 'La vida azul' / CARLOS RÍOS

"Es importante tener un poco de criterio, no dejarse tomar el pelo por publicidad engañosa. No porque un producto ponga que es rico en fibra o no lleve azúcares añadidos quiere decir que sea saludable. Es muy importante basar nuestra alimentación en productos frescos: vegetales, fruta, verdura, legumbres, carnes magras, pescados y huevos".

Según Muñoz, "también hay procesados buenos, como por ejemplo las legumbres de bote o las ensaladas IV gama, pero es importante aprender a leer el etiquetado de los productos".

"Se exponen a multas"

Preguntado por si modificará la cesta de productos de "La vida azul" o si alterará la polémica campaña, Alcampo no ha contestado a los requerimientos informativos de este medio.

Sí ha aportado su versión el gabinete jurídico de la Unión de Consumidores de Cataluña (UCC), la mayor de la región. "Se trata de publicidad aparentemente no veraz, ya que aboga por la alimentación sana con productos que no lo son", han indicado letrados de la entidad.

"Inducen al error al consumidor y alteran la visión sobre el producto. Ello es denunciable ante las autoridades de consumo. Si se incoa un expediente y concluye con una multa pecuniaria, la franja más elevada de dicha sanción es de un millón de euros", ha agregado la misma fuente.

La Unión de Consumidores, además, ha recordado que las autoridades sanitarias también pueden intervenir en casos como el citado para recordar al consumidor cuál es la verdadera pirámide de alimentos saludables.