Menú Buscar
Un grupo de estudiantes realizan el examen de acceso a la universidad en España, donde debería impartirse educación financiera, según una encuesta / EFE

Alarma en las universidades por el efecto de la batalla de los másteres en su reputación

La pugna política arrastra la credibilidad internacional que mantienen los centros del país, líderes en recibir a estudiantes de todo el mundo

6 min

España está inmersa en una batalla política por la credibilidad de la formación de sus dirigentes que ha llevado a que, este mismo viernes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, publicara su tesis para demostrar que no plagió su contenido. Este gesto no ha dado carpetazo a la pugna entre partidos, que impacta de forma muy negativa en la credibilidad de todas las universidades del país. Sus responsables se han puesto en alerta porque se lleva por delante la reputación internacional de los centros.

Se advierte de que, desde fuera, los matices de los descréditos que se hacen entre formaciones políticas se desdibujan. Además de poner el acento en los efectos del anuncio de Colau de que una empresaria le había ofrecido acabar con la carrera de Filosofía de forma sencilla; la declaraciones de las que se ha retractado la propia alcaldesa horas después. Los docentes señalan que eso pone al pie de los caballos la seriedad de todo el sistema formativo español.

Controles “exhaustivos”

“Las irregularidades o delitos que las autoridades pertinentes investigan afectan a casos concretos y puntuales que deben considerarse absolutamente excepcionales”, ha afirmado la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) en un comunicado. Recuerda que los “controles” para garantizar que las titulaciones de grado, máster o doctorado se obtienen siguiendo al pie de la letra son “exhaustivos”.

Sus responsables reiteran que la seriedad de la universidad pública es constatable. ¿Ocurre lo mismo con los centros privados? Los casos que han llegado a los tribunales darían la razón a los más críticos con este tipo de centros. Ha quedado probado que existen indicios sólidos de que la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes recibió un trato de favor en el Instituto de Derecho Público (DIP), asociado a la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. El caso se dirime en el Juzgado de Instrucción número 34 de Madrid.

Cifuentes, Casado y Montón

El mismo centro en el que obtuvo su titulación el actual líder del PP, Pablo Casado, del que también se cuestiona su validez. La polémica se aviva tras la denuncia de la cúpula del centro docente de que se han borrado más de 5.000 correos electrónicos que se mandaron entre 2008 y 2014, los años en que cursaron estudios los dos políticos populares y la exministra Carmen Montón. La socialista ha dimitido tras salir a la luz que pudo plagiar su texto.

Las principales universidades privadas defienden su honorabilidad. Especialmente las que tienen centros de estudios vinculados al sector de los negocios y que compiten con las principales escuelas de este perfil de todo el mundo. Aunque, por ahora, se resisten a hacerlo de forma pública hasta que no hayan determinado cuál es el alcance real de la crisis.

Alumnos internacionales

Sí que ha querido hablar sin cortapisas el rector de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC), Xavier Gil. De entrada, cabe tener en cuenta que este centro tiene el mayor porcentaje de estudiantes extranjeros sobre el total de alumnos. “Confiamos en la calidad de nuestro sistema”, ha remarcado.

“Consideramos que no es de justicia que casos aislados y concretos empañen la reputación de todo el sistema universitario”. Señala que la universidad, tanto la pública como la privada, es “una de las instituciones más evaluadas del país” por el alto nivel de su profesorado, por estar sometido al control de agencias de calidad, de la certificación de las titulaciones y por otros controles externos como la composición de los tribunales que valoran las tesis doctorales o los trabajes de fin de máster.

Movilidad de estudiantes

También están alerta los responsables del programa Erasmus por los posibles efectos que pueda tener la crisis reputacional a la que se han visto arrastrados. España es desde hace años el país preferido por los estudiantes europeos que participan en este programa de intercambio formativo. Llevó al país a 45.813 alumnos durante el periodo 2015-16, según el último informe de la Comisión Europea al respecto.

El Ministerio de Educación ha remarcado que España también encabezó en 2016 la lista de acogida de estudiantes de todos los sectores educativos, desde los centros de primaria a los programas en escuelas de adultos. Llegaron un total de 73.803 alumnos al país en ese ejercicio en el marco de algún programa comunitario de intercambio, por delante de los 63.274 que viajaron a Reino Unido y los 54.929 de Alemania.

Curso escolar

Los centros imploran que “se deje a la institución universitaria al margen del debate político”. Una petición que los implicados reconocen que a lo mejor llega tarde pero que esperan que sea de algún modo un cortapisas al cuestionamiento de todo el sistema.

A las puertas de un nuevo curso escolar, se advierte de que los efectos colaterales de la batalla política podrán ser reconocibles en cuestión de semanas por la posible anulación de matrículas.