Menú Buscar
Arnau Muñoz, consejero delegado de Airbnb en el Pier 01 de Barcelona Tech City / CG

Airbnb reclama que se legisle su actividad en Barcelona

El responsable del grupo en España y Portugal afirma que tienen pendiente desde hace tres años definir un decreto para regular el alojamiento entre particulares

25.10.2018 17:12 h.
7 min

El director general de Airbnb para España y Portugal, Arnau Muñoz, ha lamentado este jueves que el Ayuntamiento de Barcelona haya enrocado en definir un marco regulatorio para los particulares que abren sus casas a visitantes, los llamados home sharers. En un encuentro con los emprendedores de Barcelona Tech City, el ejecutivo ha recordado que el único decreto que ordena mínimamente el sector es uno que está vigente “desde hace más de 20 años y establece la figura de los pisos turísticos”.

“Actuar como hotel implica que las viviendas estén ocupadas el 100% del tiempo por viajeros”, ha explicado el ejecutivo. Y este no sería el modelo de negocio que intenta impulsar la compañía que nació en San Francisco. Ante un centenar de emprendedores, Muñoz ha defendido que el objetivo del grupo es dar respuesta a la nueva forma de viajar que se ha impuesto en los últimos tiempo. La de viajeros que buscan “experiencias diferenciales y quieren conocer los destinos como un local”.

Plataforma para particulares y hoteleros

Destaca que el 80% de los anfitriones que usan la plataforma tecnológica tienen sólo un anuncio cargado y que son los usuarios finales los que eligen dónde quieren dormir. Si en un inmueble de un particular o en un piso turístico. Recuerda que la mayoría de las 9.900 licencias que hay en la capital catalana “están controladas por grupos hoteleros”.

“Muchos de ellos con más de 200 o 500 licencias”, señalan, y usan Airbnb como una plataforma más para llegar al usuario final. ¿Puede la tecnológica vetar a un gran anfitrión? Muñoz es claro en este sentido: no. Sólo puede velar de que los usuarios cumplan con la regulación vigente en cada uno de los territorios en los que está presente.

Nuevo marco legislativo

En Barcelona este extremo llega a la paradoja, según la denuncia del ejecutivo. Los macropropietarios de estos pisos turísticos son los únicos que actúan según el marco legal que está activo en la ciudad. El resto de usuarios están en la “alegalidad”, según el ejecutivo.

Hace tres años que el Gobierno encabezado por Ada Colau tiene pendiente definir cómo debe ser el marco en el que se realizan estos alquileres temporales. Hasta ahora, la política municipal ha sido la de oponerse a esta actividad. La considera no reglada y persigue el uso de inmuebles de particulares como pisos turísticos que no cuenten con la licencia específica.

Arrendadores temporales

La petición de Airbnb va por el camino de en medio. Pide una licencia para los propietarios que no destinen íntegramente el inmueble al alquiler para visitantes. Reclaman a la alcaldesa que marque las normas de juego para los que habilitan, por ejemplo, una habitación de su casa a este fin o para los que sólo lo hacen durante una época muy específica del año, como las vacaciones de verano.

Destacan que Andalucía ha sido la primera en publicar una normativa en este sentido. Se trata de una regulación autonómica que va en línea con la de ciudades como Lisboa u Oporto y que también habilita una nueva vía de ingresos para los gobiernos. Los acuerdos en este sentido también han permitido a Airbnb empezar a recoger la tasa turística en las ciudades francesas donde opera. Es de obligatorio pago para todas las transacciones que se realizan en la plataforma tecnológica.

Impacto en Barcelona

Además, el ejecutivo manifiesta que los reglamentos también ofrecen más protección tanto para los arrendadores como a los arrendatarios. Siempre que estas operaciones de alquiler sean esporádicas.

Muñoz también ha sacado pecho del impacto de Airbnb en Barcelona. “En 2012 la organización decidió montar su hub para España y Portugal aquí”, ha relatado. Actualmente da empleo a más de 30 personas, aunque asegura que el impacto laboral del grupo en la ciudad supera los 800 trabajadores.

Trip4Real y ClubKaviar

Se alcanza esta cifra gracias al “centro de atención al usuario que se opera junto con CMT”. Un call center que da servicio a todos los países de Europa. El ejecutivo también ha destacado la cifra de un informe que la compañía encargó en 2016 para medir su fuerza en la ciudad: “Superó el billón de euros”.

Ahora han puesto el foco en crecer en el sector de las reservas de restaurantes para “ofrecer experiencias diferenciales a nuestros usuarios”. Han tomado participaciones en Trip4Real y en RESY, la propietaria del portal ClubKviar. El equipo de Airbnb en Barcelona tiene el foco puesto en el panorama emprendedor de la ciudad para sumar otras start ups que encajen en su modelo de negocio.

Impuesto a las tecnológicas

Muñoz también ha hablado de otro de los retos que impactan en el crecimiento de la filial ibérica, el impuesto a las tecnológicas que perfila el Gobierno. Ha dejado la puerta abierta a mantener una negociación en este sentido con el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Sólo reclama una cosa, que se “entienda nuestro modelo de negocio”. Defiende que se sustenta en una “economía entre particulares” y que todas las transacciones económicas que se realizan son “muy transparentes y trazables”, ya que se opera siempre mediante transferencia bancaria. Una advertencia en el sentido de que sus capacidades económicas para hacer frente a la tasa que está en debate es limitada. Con todo, el directivo se muestra confiado en que “hay más margen para el entendimiento que para el desacuerdo” con la Administración.