Menú Buscar
Imagen de un panel publicitario de Airbnb / CG

Los cinco efectos de la 'solución Airbnb' para Barcelona

Patronal y abogados avalan la nueva herramienta de registro de la tecnológica, aunque reclaman "una solución global" al alquiler turístico en Cataluña

29.05.2018 00:00 h.
7 min

Los cinco efectos de la solución Airbnb para Barcelona. La patronal de pisos turísticos y abogados especializados en apartamentos vacacionales y nuevas tecnologías han avalado la nueva herramienta de la puntocom para cribar a los llamados "malos actores" y ceder datos a la administración. Si bien han aplaudido el avance, han reclamado también una "solución más global" al alquiler turístico en Cataluña. Estos son los cinco efectos inmediatos del giro de guión que imprimirá la tecnológica a su operativa en la Ciudad Condal.

1. Más transparente que los competidores. Según ha podido comprobar este medio y con la información que se conoce de la nueva herramienta que desplegará Airbnb en Barcelona a partir del 1 de junio, el intermediario se colocará por delante de otros rivales como Booking, Tripadvisor o Homeaway. Será en distintos grados. Por ejemplo, compartirá información con el gobierno local de la ciudad, protocolo que las otras plataformas no tienen: simplemente se comprometieron a eliminar de sus páginas web los pisos turísticos ilegales en mayo de 2015. También se situará un peldaño más arriba que las rivales en el número de apartamentos vacacionales irregulares eliminados: unos 5.000 cuando complete la última demanda municipal de vetar a 2.577 unidades. Como informó este medio, otras plataformas siguen anunciándolos en sus portales. Preguntado por este medio en rueda de prensa, la teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, no informó la semana pasada sobre cuántos pisos ilegales para visitantes habían eliminado estas webs. Sanz se limitó a hacer hincapié en que la "ilegalidad era mucho mayor" en Airbnb.

2. La pelota de los pisos turísticos, sobre el tejado municipal. Con la nueva herramienta, también habrá otra consecuencia: la presión sobre los alquileres turísticos ilegales --unos 6.000 en agosto de 2017, según el Ejecutivo local-- recaerá sobre el Ayuntamiento. "El mensaje que se envía es que la plataforma cumple, que el usuario también lo hace y que ahora tocará que la administración haga su parte", ha explicado la economista, abogada y fundadora de Legal Sharing Rosa Guirado. La letrada ha agregado que la nueva estrategia de Airbnb "cambia la presunción, que hasta ahora era de culpabilidad". Según ella, queda por ver cómo y en qué forma cumplen los inspectores municipales con los pisos turísticos irregulares que queden dispersados y si el resto de plataformas los cobijan.

3. Dispersión a otras plataformas. Este es precisamente otro de los efectos que prevén los expertos cuando Airbnb estrene su cribaje de malos actores en Barcelona. Marc Pertíñez, abogado del bufete Pertíñez Romagosa, ha recordado que quedará un "remanente" de alquileres a turistas sin número de Registro de Turismo de Cataluña (RTC) cuyos propietarios, quizá, buscarán el amparo en otras plataformas. El anuncio de Airbnb recalca que embarcaciones u hogares compartidos (el llamado home sharing) no deberán introducir el código obligatorio de registro. El número estará reservado a los pisos que se alquilan completos. "Bajo mi punto de vista, quedará un problema de abordaje legal: la gente que quiere alquilar y no puede porque las habilitaciones están congeladas en 9.606 en Barcelona", ha explicado. Bajo su punto de vista, el problema principal es la demanda de las administraciones, que chocaría con la aplicación de la ley. "Un piso turístico es una unidad que se alquila por menos de 31 días y está en condiciones de inmediata disponibilidad. Pues bien, este último punto no está siendo abordado por nadie", ha recordado.

4. Equiparación con otros actores. Pese a que Airbnb es una intermediaria tecnológica, con la herramienta que estrenará el 1 de junio se equiparará al resto de actores turísticos que operan en la ciudad de Barcelona. Un ángulo similar a éste aportó ayer el presidente de Apartur, Enric Alcàntara. "Es una excelente noticia. Una de las prioridades de los operadores de apartamentos turísticos con licencia ha sido siempre desmarcarnos de la ilegalidad", declaró en conversación con este medio. ¿Es el fin de la pugna entre la puntocom y el ayuntamiento? "Si es como se ha anunciado, será un sistema muy potente. Podemos estar convencidos de que se debe cambiar la ley para regular mejor el alquiler vacacional, pero hay que hacerlo siempre desde una posición de combate contra el fraude", ha recalcado Alcàntara.

5. ¿Qué pasa con los 'hogares compartidos'?. La solución Airbnb para Barcelona dejará deberes sobre la mesa del Govern de la Generalitat de Cataluña, cuando se constituya, y del propio Ayuntamiento de Barcelona. "Entendemos que el registro obligatorio es para pisos enteros. Ello no resolverá otra cuestión que queda pendiente: los que alquilamos habitaciones sueltas de nuestro hogar", alertó ayer Dámaris Rojas, presidenta de la asociación Veins i Anfitrions. La vecina celebró el anuncio de Airbnb, pero avisó de que queda trabajo legislativo por hacer. "Esperamos el redactado final del decreto de turismo de Cataluña. Y cómo el ayuntamiento lo traspone a la Ciudad Condal. Si fija un límite de 60 días como ha insinuado, nos encontrará enfrente. ¿Qué sentido tiene limitar los días de alquiler si no expulsamos a vecinos, sino que, al contrario, ayudamos a que se queden en Barcelona?", se preguntó la activista. Rojas celebró el anuncio de la puntocom, pero recordó que el llamado home sharing (compartir casa) quedará a expensas de lo que decida el futuro Gobierno catalán, por un lado, y de cómo lo interpreten las ordenanzas municipales de la capital catalana, por el otro.