Menú Buscar
Imagen de un anfitrión y un huésped de Airbnb.

Airbnb denuncia la "regulación arcaica" de Colau en Barcelona

La compañía recuerda que el Ayuntamiento vierte falsas acusaciones sobre su manera de operar

Redacción
2 min

Airbnb responde a la amenaza de una súper multa de 600.000 euros por parte del Ayuntamiento de Barcelona, que acusa a la compañía de anunciar pisos turísticos ilegales. Desde la puntocom denuncian que el consistorio barcelonés, liderado por Ada Colau, promueve “una regulación arcaica” y añaden que el Ejecutivo municipal vierte falsedades sobre la manera de operar del negocio.

El nuevo Gobierno municipal protege a las empresas tradicionales y no deja espacio para los particulares, según fuentes de Airbnb. Las mismas explican que diversos ciudadanos de clase media comparten los pisos para obtener ingresos necesarios para llegar a final de mes. Este negocio, defienden desde la plataforma, repercute tanto en las familias como en los comercios de barrio.

Contratos fraudulentos desmentidos

La reacción de Airbnb se produce después de que la responsable de Ciutat Vella, Gala Pin, haya acusado a la compañía de realizar contratos “fraudulentos”, simulando estancias mayores a las reales con la suma de los diferentes clientes que descansan en un piso durante cinco, seis o siete días; la normativa permite el alquiler de pisos durante un mes sin consideración turística. Airbnb desmiente que haya actuado nunca de la manera descrita.

Mientras el Ayuntamiento insiste en controlar la actividad turística no reglada con todo tipo de medidas, la Comisión Europea ha anunciado recomendaciones respecto a la economía colaborativa y grandes ciudades han creado leyes que tienen en cuenta a los particulares. La amenaza de nuevas sanciones llega en el momento en el que la Generalitat ha formado un grupo de trabajo para elaborar una nueva regulación que reconozca el papel del homesharing.