Menú Buscar
El emblema de Airbnb / EP

Airbnb colabora con Hacienda a cambio de privilegios para los alquileres turísticos

Firma un acuerdo en Dinamarca que aflorará los pisos y premiará con exenciones fiscales a los anfitriones

04.04.2019 18:02 h.
4 min

Airbnb colaborará con la autoridad tributaria de Dinamarca a cambio de una serie de privilegios para los ciudadanos que alquilen sus pisos a turistas. De este modo, el Gobierno tendrá un control sobre la ubicación de estos lugares y los ingresos de los anfitriones, mientras éstos gozarán de exenciones fiscales y tendrán derecho a alquilar sus casa más noches que quienes no compartan información con la Administración.

En este sentido, la plataforma ha firmado un acuerdo con el Gobierno de Dinamarca por el que compartirá datos con la Hacienda local sobre los ingresos de los anfitriones de todas las reservas realizadas a partir del 1 de julio. Esta colaboración es “la primera de este tipo en todo el mundo”, en palabras del ministro de Hacienda danés, Karsten Laurizen.

Nuevas leyes para el alquiler vacacional

La medida pretende también facilitar el pago de los “impuestos correctos”, en palabras de Laurizen. En cualquier caso, este intercambio de información estará sujeto a “estrictas normas de privacidad nacionales y europeas”, subraya la plataforma en un comunicado.

El acuerdo llega tras la reciente aprobación en el Parlamento danés de las nuevas leyes para regular el alquiler vacacional y el home sharing, normativas que permitirán a los daneses compartir sus hogares beneficiándose de exención de impuestos y “mayores límites de alojamiento temporal” si comparten información con el Gobierno.

Más noches y ganancias libres de impuestos

En concreto, las nuevas normas regulan que los propietarios puedan compartir hogares primarios completos de 70 a 100 noches al año, en comparación con 30 noches en plataformas que no comparten datos con el Gobierno. En cuanto a las habitaciones privadas y las casas de verano no existe límite de días.

Las ganancias libres de impuestos ascienden hasta las 28.000 coronas danesas (3.750 euros) para las primeras viviendas y las 40.000 coronas danesas (5.400 euros) para las segundas viviendas. La información compartida solo se utilizará para respaldar el pago exacto del impuesto sobre la renta del huésped.

Los casos de Estonia y España

Airbnb trabaja ya con más 500 gobiernos de todo el mundo y recientemente ha ayudado a simplificar el pago de impuestos en Estonia y España. Desde enero, comparte información de los anfitriones y detalles de sus anuncios con la Agencia Tributaria, cuando entró en vigor la obligación en España de que las plataformas compartan los datos de las reservas de los anfitriones.

En Estonia, llegó a un acuerdo con el Gobierno para permitir a los anfitriones presentar automáticamente sus ganancias a las autoridades fiscales, simplificando el pago para evitar cálculos erráticos, bajo un sistema voluntario dando su consentimiento para compartir su información con la Junta de Impuestos y Aduanas; después se calculará el impuesto a pagar y se agregará a la declaración de impuestos del individuo de ese año.

Airbnb: “Una revolución económica”

“Airbnb está impulsando una revolución económica que está generando nuevas fuentes de ingresos para la gente, las comunidades y los gobiernos. A medida que seguimos creciendo, queremos ser buenos socios para las comunidades y seguir trabajando para las autoridades fiscales”, ha defendido el director general para el norte de Europa, Hadi Moussa.