Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un apartamento turístico anunciado en Airbnb en Barcelona / EFE

Airbnb estrena un servicio para verificar sus anuncios en Barcelona

La compañía busca colaborar en la labor inspectora del ayuntamiento y arrimar el hombro para la recuperación turística del destino

3 min

Airbnb ha anunciado hoy lunes, 25 de enero, que ofrece un protocolo de verificación postal de sus anuncios en Barcelona. La medida tiene como objetivo "facilitar las tareas de inspección" y, también, evitar la publicación de alquileres fraudulentos en la Ciudad Condal. 

En una nota, Airbnb ha precisado que los anunciantes deberán ahora facilitar una dirección postal "veraz y completa". Ello es importante porque la compañía les enviará un código de activación que será "imprescindible" para publicar su anuncio. Si ese proceso no se culmina, el anuncio no se activará.

Facilitar la labor inspectora

En relación a ello, la compañía ha hecho hincapié en que el objetivo de la medida es doble. Por un lado, ayudar a las autoridades en sus tareas de inspección. Ese trabajo incluirá ahora "datos de mejor calidad", que evitarán a la vez que se creen nuevos anuncios con direcciones incompletas o que no coinciden con el callejero de la ciudad. 

En paralelo, Airbnb busca que los usuarios cuyos anuncios habían sido denunciados por fraudulentos o incluso retirados puedan volver a activarlos. 

Ayudar a la recuperación turística

La directora general de Airbnb Marketing Services, Mónica Casañas, ha explicado que "en el último año Airbnb ha trabajado intensamente para mejorar la confianza en la plataforma". Ese esfuerzo busca que, "cuando se pueda viajar de nuevo, la comunidad de anfitriones esté preparada para ayudar a la ciudad a impulsar su recuperación". 

El desempeño autorregulador de Airbnb no es reciente: se remonta a mucho antes. Ya en 2018, plataforma y Ayuntamiento de Barcelona iniciaron su colaboración para eliminar a los actores que usaban el portal de forma fraudulenta. Ese acuerdo ha permitido eliminar 7.000 anuncios que, según las autoridades, no se ajustaban a normativa. De hecho, Airbnb desactivó hasta 1.000 listings en diciembre de 2020, en el marco del acuerdo con la Administración local.