Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un piso reformado que puede alojar a visitantes con Airbnb en Barcelona / CG

Airbnb verificará sus anuncios para ayudar al Ayuntamiento a controlarlos

La intermediaria desplegará una herramienta 'offline' en Barcelona para que los técnicos cotejen la legalidad del alojamiento

4 min

Airbnb verificará sus anuncios en Barcelona para contribuir al control que realiza el Ayuntamiento sobre el cumplimiento de la normativa vigente en materia de alojamientos turísticos. La intermediaria ha anunciado hoy la puesta en marcha de una herramienta offline que ayudará a los visualizadores turísticos del segundo mayor consistorio de España a cerciorarse de que los apartamentos y viviendas compartidas ofrecidas se ciñen a la legalidad.

La medida es parte de una batería de actuaciones de la puntocom para "seguir siendo ser un buen socio de los gobiernos locales y regionales", en palabras de la propia plataforma. Éstas llegan en plena crisis del coronavirus, sí, pero preparadas para cuando amaine el envite del patógeno y el destino recupere comba turística. En ese momento, Airbnb contará con cuatro nuevas actuaciones para eliminar lo que denomina "malos actores", esto es, internautas que pueden hacer un uso abusivo del portal.

Verificación de la dirección

La medida más destacada del paquete de intervenciones presentado por Airbnb [consultar aquí] es una herramienta offline que permitirá verificar que los hogares compartidos y los pisos anunciados en el portal están, efectivamente, en la ubicación que anuncian. Ello ayudará al equipo de control turístico del Ayuntamiento de Barcelona, que en los últimos años ha emprendido una cruzada contra los pisos turísticos sin licencia.

Ahora, la puntocom tiende una rama de olivo al Ejecutivo local y anuncia que verificará sus anuncios con el fin de ayudar a la "aplicación de la ley, las tareas de inspección" y con el horizonte de "restringir de manera efectiva" los "posibles malos actores".

Menos ruido, más limpieza y una línea telefónica

Hay más. En esta puesta a punto de Airbnb para cuando el turismo recupere pegada en Barcelona, la intermediaria subraya que contará con otras medidas "específicas" para la urbe. ¿Cuáles? "La instalación de detectores de ruido en los alojamientos", un proyecto que la firma está trabajando con la startup Roommonitor en una proyecto conjunto; la promoción de "estándares de limpieza e higiene aceptados internacionalmente" y una línea telefónica operativa los 365 días del año las 24 horas del día. ¿Para quién? "Para los vecinos, que permite que cualquier persona pueda plantear una preocupación urgente sobre un alojamiento, directamente con Airbnb", precisa la enseña.

El anuncio de la compañía estadounidense sigue a otras informaciones relevantes, como la de que el portal está activando una cláusula antifiestas y restringirá los alquileres a menores de 25 años. La puntocom responde así con hechos a un intento del Ayuntamiento de buscar el cuerpo a cuerpo con las intermediarias en febrero, cuando anunció multas "en el plazo de un mes y medio" contra la propia Airbnb, Booking y Homeaway.