Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una aeronave sobrevolando la zona natural colindante al aeropuerto de El Prat / EP

Las nueve incógnitas que deja el pacto para ampliar El Prat

El acuerdo entre Gobierno y Generalitat de Cataluña es un 'sí' inicial, y deja las cuestiones más polémicas para escenarios futuros

8 min

Son las nueve incógnitas del pacto entre Gobierno y la Generalitat de Cataluña para ampliar el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. El acuerdo entre los dos Ejecutivos significa un visto bueno inicial al paquete de inversiones, pero deja para escenarios posteriores la mayoría de los detalles y concreciones. Hay nueve incógnitas a las que ningún portavoz respondió ayer. 

Materias como el calendario de la ampliación; las cuestiones ambientales, que son el gran escollo para la obra; cómo se compensarán esos impactos; cómo sorteará el paquete de inversiones la fragmentación institucional; qué pasará con la ciudad aeroportuaria, el otro gran proyecto para El Prat; quién gestionará el aeropuerto resultante o qué papel jugará el sector privado han quedado sin respuesta. Por ahora. 

1. ¿Cuándo se aprobará al ampliación? Los dos gobiernos anunciaron ayer un acuerdo para elaborar un nuevo plan director y enviarlo a la Comisión Europea. Con ello salvaron la que es una de las fechas límite del proyecto, el 30 de septiembre, cuando Aena, gestor aeroportuario, debe aprobar el DORA II, su documento de inversiones para 2022-2026. El documento debe enviarse al regulador, la CNMV. Por otro lado, hay otra fecha marcada en rojo en el calendario: la del expediente abierto por la Comisión Europea al país por la desprotección del Delta del Llobregat. ¿Cómo se acompasará la inversión con estos calendarios? ¿Cómo se acompasará la ampliación con la construcción de dos estaciones de AVE en los aeropuertos de Girona y Reus?

Imagen de un avión tomando tierra en el aeropuerto de El Prat / EP
Imagen de un avión aterrizando en el aeropuerto de El Prat / EP

La incógnita del medio ambiente

2. ¿Se invadirá La Ricarda? El humedal situado junto al aeropuerto de El Prat, ¿resultará afectado? Es el impacto más directo de la ampliación. Al menos en los planes propuestos hasta ahora. El vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, deslizó ayer que no se prolongará la tercera pista si no es necesario. Antes, avanzó, se ampliará el campo de vuelo y exprimirá la capacidad del aeropuerto hasta las 90 operaciones por hora, dos cuestiones que sí tienen consenso. Pero si el plan director contempla finalmente ampliar, ¿se invadirá La Ricarda?

3. ¿Dónde se compensarán las afectaciones ambientales? La Comisión Europea ya avisó de que la ampliación de El Prat no puede dañar "significativamente" la zona natural situada junto a la instalación. Como contrapartida al impacto, Aena ofrece compensar los espacios naturales que dañe la obra. La pregunta es dónde será. ¿Qué corredores verdes en Cataluña se elegirán para compensar el daño al Delta del Llobregat? ¿Existen en la región? Esas compensaciones son una cuestión clave para que la Comisión Europea apruebe o rechace el plan director. 

División política

4. ¿Cómo se sorteará la fragmentación institucional? Gobierno, Generalitat de Cataluña, Aena, ayuntamientos de El Prat, Barcelona, Viladecans y Gavà, Diputación de Barcelona, Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y Consejo Comarcal del Baix Llobregat. Todas estas Administraciones y entes tienen que ponerse de acuerdo para que el pacto para la ampliación de El Prat se transforme en un plan director con consenso político. Y en algunos gobiernos de estos entes hay división sobre la obra. 

5. Ruptura política. Unidas Podemos y su brazo catalán, Catalunya en Comú, son contrarios al paquete de inversiones --al menos, tal y como lo ha planteado Aena hasta ahora por la huella medioambiental--. A ello se le une que ERC, en algunos foros como el Ayuntamiento de Barcelona y el AMB, también se ha opuesto. La CUP, desde fuera de esas instituciones, presiona contra el paquete de inversiones. Ayer lo tildó de "atentado medioambiental". En cualquier caso, la fragmentación política es otro de los retos de la intervención urbanística. 

Gestión y economía

6. ¿Quién gestionará el aeropuerto ampliado? Aena es el gestor aeroportuario español y la mayor empresa del mundo del ramo, pero el desempeño de la operadora semimixta está siempre bajo la lupa del independentismo catalán. Incluso la Cámara de Comercio de Barcelona (CCB) exigió en el pasado la gestión autonómica del segundo mayor aeropuerto español. ¿Quién gestionará El Prat ampliado? ¿Habrá cogestión? ¿De qué tipo? 

7. ¿Qué papel jugará el sector privado? La gestión del futuro hub internacional de Barcelona, tal y como la plantean Gobierno y Generalitat de Cataluña, tiene una derivada. ¿El sector privado participará en la gestión del aeropuerto de conexión? Los empresarios escenificaron en la escuela de negocios Esade de Barcelona su presión para que los gobiernos permitan la obra y Aena la ejecute. ¿Exigirán también un papel en la gestión o en la operatividad del equipamiento ampliado?

¿Habrá demanda?

8. La ciudad aeroportuaria. El nuevo plan director que se elabore con el concurso de Gobierno y Generalitat de Cataluña, ¿contemplará la ciudad aeroportaria? El viejo proyecto de Air City de las tres pistas catalanas está pendiente desde 2003, pero se ha visto frenado por distintos motivos. El proyecto de ampliación de El Prat oculta esta obra, pensada para aumentar la rentabilidad del complejo aéreo y, por ende, de su gestor. 

9. ¿Las aerolíneas lo querrán? Un nuevo hub aéreo estará vacío de contenido sin las aerolíneas. El Prat aumentó antes de la pandemia el número de compañías aéreas que operaban vuelos transatlánticos. Pero jamás ha logrado ser un aeropuerto de conexión. Operadoras como Singapore, por ejemplo, que es la decana en las intercontinentales, recortaron sus vuelos en el pasado. Otras han apostado por Madrid-Barajas antes que por El Prat. ¿Querrán las aerolíneas hacer del aeropuerto de Barcelona su nodo de conexión?