Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de la terminal T2 del aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona El Prat / AENA

El aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat cierra la T2

Aena trasladará a partir del 1 de diciembre toda la actividad de la infraestructura a la terminal más moderna tras la caída de tráfico por el coronavirus

4 min

Aena cerrará a partir del 1 de diciembre la terminal T2 del aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona El Prat. El impacto de la crisis del coronavirus sobre los viajes ha lastrado la actividad de la infraestructura al mínimo, hecho que lleva a que se centralice toda la actividad en la terminal más nueva, la T1, para ahorrar costes y ganar efectividad.

El propio presidente del gestor aeroportuario, Maurici Lucena, es testigo directo de la caída en picado de los vuelos que salen desde la capital catalana al ser un usuario habitual. Este martes la T1 apenas registraba la salida de unos 30 vuelos, cifra similar al de llegadas. Estos datos se quedan lejos del movimiento de 800 despegues diarios que había alcanzado antes del estallido de la pandemia.

Imagen del aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona El Prat a las nueve de la mañana de este martes / CG
Imagen del aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona El Prat / CG

El panorama en El Prat es desolador. Apenas hay cuatro cafeterías abiertas y la gran mayoría de tiendas, otrora de visita obligada, mantienen la persiana bajada.

Aerolíneas afectadas

En cuanto a la centralización de la actividad en la T1, las compañías afectadas y las empresas de handling están de acuerdo por ser una decisión operativa. El traslado comenzará la próxima semana, el 19 de noviembre, cuando Ryanair, Wizzair, Jet2, Germanwins, Air Marroc o AerLingus emigrarán a la T1.

Easy Jet y Norwegian mantendrán sus planes de no operar en Barcelona. La noruega hasta febrero y la británica hasta el mes de junio. Ciertamente, la T2 apenas registraba afluencia de pasajeros si se descuentan los viajes al Magreb o a Colombia que sí tenían un buen nivel de ocupación.

Iberia impulsa el puente aéreo

No es la primera vez que se cierra a cal y canto la T2. Ya sucedió en los primeros meses de pandemia. En ese momento el tránsito de viajeros cayó en picado por el confinamiento. Se reabrió en verano, pero la reactivación no se produjo por la segunda ola.

La nueva T1 se organizará para evitar aglomeraciones y garantizar la seguridad sanitaria para los pasajeros, aunque se antoja una veleidad esta medida ante el páramo que representa, hoy por hoy, la terminal. Sí que tendrá un pequeño empuje a partir de la próxima semana, ya que Iberia tiene previsto doblar su conexión Barcelona-Madrid incorporando tres vuelos más a la mermada unión aérea entre ambas ciudades.

A la espera de una vacuna

La concentración de actividad en esta terminal facilitará las labores de las empresas auxiliares de servicios y las líneas aéreas. Cabe tener en cuenta que saldrán de la infraestructura de referencia y no de la filial del aeropuerto barcelonés.

La situación de cierre de la T2 no tiene fecha de reapertura. Seguramente irá muy ligada a una vacuna contra el Covid-19 que vuelva a animar a los ciudadanos a viajar por trabajo o por ocio.

Destacadas en Crónica Business