Menú Buscar
Imagen del aerobús, el bus lanzadera que circula entre Barcelona ciudad y el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat / CG

TMB, Moventia y Tusgsal pierden el contrato del Aerobús

Las tres empresas, investigadas por montar un cártel, renuncian a la adjudicación de 90 millones de euros a pocas semanas de recibir una sanción de Competencia

5 min

Mazazo a Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Moventia y Tusgsal. Las tres empresas han renunciado al nuevo contrato del Aerobús, el bus lanzadera entre Barcelona y el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat que operan desde 2008, después de que Competencia les abriera una investigación por, presuntamente, montar un cártel para retener la nueva adjudicación de 89 millones de euros. La fase de instrucción del expediente ha confirmado los indicios de culpabilidad.

Así lo ha podido saber este medio de fuentes internas de las compañías. La unión temporal de empresas (UTE) Serveis Generals de Mobilitat i Transport, formada por TMB, la transportista independentista Moventia y Tusgsal, ha renunciado al concurso de adjudicación del nuevo Aerobús por los citados 89 millones de euros a seis años. La UTE lo justifica por la "inviabilidad" de prestar el servicio en 2021 con las condiciones de 2017. Culpan pues las empresas al licitador, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), por "demorarse" en el proceso, como muestra una carta interna a la que ha accedido Crónica Global.

Investigadas por montar un cártel

Lo que no dice la alianza de TMB, Moventia y Tusgsal es que las compañías renuncian al lucrativo servicio --que gestiona más de cinco millones de pasajeros al año y arroja beneficios-- cuando están siendo investigadas por montar un cártel para retener la contrata. Las pesquisas las comanda la Autoridad Catalana de la Competencia (Acco), que ve "indicios de colusión" en la nueva oferta que presentaron el trío de empresas con La Alcoyana (Vectalia) y la consultora Cinesi para ganar la licitación. De ser cierta, la actitud anticompetitiva habría generado un menoscabo muy importante al grupo Monbus, rival de estas empresas en el concurso. Aunque la Acco no se pronuncia, este medio entiende y tiene pruebas de que la fase de instrucción del expediente ha confirmado los indicios que propiciaron la apertura del mismo.

aerobus moventia tmb tusgsal
La UTE SGMT, formada por TMB, Moventia y Tusgsal, informado a sus empleados de que renuncia al Aerobús / CG

¿Qué pasará ahora? Tres cosas. Por un lado, Monbus se posiciona como grupo de transporte mejor colocado para llevarse la adjudicación. De ser así, el conglomerado gallego desplazaría a las tres empresas después de que éstas operaran durante doce años el servicio: desde 2008. De hecho, Competencia ha abierto otro expediente de investigación porque cree que TMB, Moventia y Tusgsal también alteraron el concurso de 2008 para ganarlo. Por el otro, Competencia se prepara para resolver el expediente, que a medida que se instruye gana elementos que confirman la culpabilidad. De hecho, fuentes del sector confirman que hay empresas arrepentidas que han aportado pruebas sobre el montaje de un cártel. Por último, el AMB deberá reactivar el concurso del Aerobús, con el grupo Monbus como principal favorito para ganarlo.

Multa en ciernes

Fuentes del sector consultadas por este medio han recalcado que "se ha hecho justicia" en el polémico concurso, que el AMB lanzó a finales de 2017, pero que tuvo que suspender en diciembre de 2018 por las flagrantes irregularidades que provocaron la primera investigación de Competencia. Cualquiera que fuere su opinión, lo cierto es que otros dos grupos de transporte rivales salen beneficiados de la decisión de TMB, Moventia y Tusgsal. Son el grupo Monbus, que aspiraba a ganar el contrato con otra UTE, sí, pero también Alsa, que se presentó al concurso de 2008 y lo perdió. Ahora la Acco estudia si hubo irregularidades en aquel proceso.

Lo factual y que se conoce hasta ahora es que la retirada de TMB, Moventia y Tusgsal del Aerobús supone un desprestigio para las tres compañías y el AMB. De hecho, Competencia está estrechando el lazo sobre la institución supramunicipal que comanda la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por presuntas irregularidades en los concursos de transporte. Cabe recordar que además de las dos investigaciones abiertas por los concurso del Aerobús de 2008 y 2017, la Autoridad peina también las licitaciones del bus a la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Puerto de Barcelona y los pliegos del Baixbus, un concurso cuyo presupuesto es cercano a los 300 millones. La Acco ve indicios de mala praxis en ambos.