Menú Buscar
Los presidentes de AENA, Maurici Lucena (izq.), e Iberia, Luis Gallego, en la T4 de Barajas / EP

AENA reduce la operativa de Barajas y El Prat a una terminal por aeropuerto

El gestor adapta sus instalaciones como consecuencia del pronunciado descenso de la actividad provocado por el coronavirus

3 min

Los principales aeropuertos españoles reducirán prácticamente al mínimo el espacio para la operativa de vuelos debido a la considerable caída en el número de usuarios consecuencia de la extensión del coronavirus. La medida afectará principalmente los aeropuertos de Madrid y Barcelona; en ambos, pasará a funcionar tan solo una terminal. También habrá una reducción de espacios en los aeropuertos de las islas, tras la publicación de sendas órdenes ministeriales que restringen el número de operaciones.

En el caso del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, la adaptación se llevará a cabo en dos fases. En la primera, la T1 asumirá toda la actividad de la terminales 2 y 3; posteriormente, se suspenderá toda operativa en las terminales antiguas y también en la T4 Satélite, por lo que tan solo quedará disponible la T4, con la que funcionará todo el aeropuerto, según anunció AENA en un comunicado.

Restricción de vuelos

Para el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, la reducción afectará a la T2, por lo que todos los vuelos se gestionarán desde la T1, en concreto en las zonas A y D.

Respecto a las infraestructuras de Baleares, el aeropuerto de Palma de Mallorca operará tan sólo desde dos módulos mientras que Ibiza y Menorca funcionarán con el esquema de la temporada invernal. 

Los aeropuertos de Gran Canaria y Tenerife funcionarán también con limitaciones de espacio. En el caso del primero, quedarán clausuradas dos terceras partes del edificio terminal mientras que Tenerife Sur funcionará tan solo desde una de sus plantas. En el resto de aeropuertos, el funcionamiento de sus instalaciones se adaptará en función de la programación de las diferentes aerolíneas.

Locales limitados

AENA señala que la decisión permitirá una gestión más eficiente de los espacios y también facilitará su progresiva reincorporación a la actividad a medida que ésta se vaya recuperando, una vez superada la crisis del coronavirus.

En cuanto a los establecimientos comerciales, se mantendrán abiertos aquellos que sean imprescindibles para la atención de pasajeros, proveedores y empleados, entre los que se incluyen determinados establecimientos de prensa y alimentación.

Destacadas en Business