Menú Buscar
Junta de accionistas de AENA / EP

Aena paraliza inversiones y deja en el aire el pago del dividendo

La compañía indica que tiene más de 1.000 millones en caja para hacer frente a la crisis del coronavirus

3 min

La gestora de aeropuertos, Aena, ha emitido un Hecho Relevante en el que avanza una serie de medidas ante la crisis sanitaria del coronavirus entre las que destaca la paralización de su programa de inversiones, lo que supondrá “una reducción mensual de las salidas de caja de aproximadamente 52 millones de euros”.

A su vez, Aena ha desvelado que la salida de la caja operativa, así como el recorte de gastos se ajustará a la medida de los pasajeros y al nivel de tráfico que se produzca dentro de unas semanas y meses futuros. 

Respecto al dividendo, la compañía aeroportuaria deja en el aire el pago a los accionistas y en el comunicado se indica que “se evaluará la propuesta” el próximo 31 de marzo y el 1 de abril en la Junta General de Accionistas. A su vez, Aena enfatiza que mantiene una caja de 1.350 millones de euros para poder paliar los efectos negativos de esta crisis sanitaria.

Impacto sobre el tráfico

Respecto a la reducción del tráfico en sus aeropuertos, Aena recalca que ha caído hasta el 24 de marzo un total del 45%.

Este es el resultado de una tendencia crecientemente negativa en la evolución del tráfico que, en el día concreto del 24 de marzo representaba aproximadamente una reducción del 97% del número de pasajeros en el conjunto de la red española respecto al mismo día del año anterior. 

En este sentido, Aena recalca que todas las previsiones que había estimado la compañía dejan de tener validez ante la situación derivada por el coronavirus.

Medidas de prevención

En el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores Aena explica una batería de acciones que ha puesto en marcha para que sus trabajadores tengan las garantías sanitarias pertinentes.

Aena ha reducido el personal que asiste presencialmente a sus puestos de trabajo al mínimo e imprescindible, habiéndose redistribuido los turnos y facilitado el trabajo no presencial a la gran mayoría de la plantilla, siguiendo todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias –distancia mínima de seguridad, desinfección de instalaciones, reducción de concentraciones de personas, etc.