Menú Buscar
Imagen panorámica de la Sala VIP Joan Miró del Aeropuerto de Barcelona-El Prat / EFE

Aena ampliará en un 85% el espacio de las salas vip del aeropuerto de El Prat

GIS se impone a Serunion y Acciona para gestionar las instalaciones a partir de enero de 2018

5 min

Aena implantará un nuevo sistema de gestión de las cuatro salas vip del Aeropuerto de Barcelona-El Prat a partir del próximo 16 de enero. La catalana GIS será la compañía que lo gestione —como hacía hasta ahora—, tras imponerse en un concurso a Acciona y Serunion. Cobrará 7,52 millones al año, el 6,9% por debajo del importe de licitación. El contrato es para un ejercicio, con dos prórrogas de un año.

GIS gestiona, entre otros, el World Trade Center del Puerto de Barcelona. Que la firma cobre lo establecido dependerá del control diario de Aena sobre colas, atención al pasajero, temperatura, limpieza, calidad del cáterin y disponibilidad de prensa, entre otros criterios.

Cambio de sistema

Se cambiará el modelo. De un contrato de arrendamiento a otro de servicios. La compañía controlada por el Ministerio de Fomento establece las condiciones y vela por que se cumplan. El Prat era el único aeropuerto de Aena en el que no se había aplicado aún este esquema.

El grupo sostiene que esta es una forma de conocer más a los usuarios de sus aeropuertos. Hasta ahora el acercamiento se realizaba a través de las concesionarias, como así ocurre con los restaurantes o las tiendas. Al homogeneizar la gestión de las salas vip, también podrá introducir abonos y ofertas.

La superficie total se ampliará en un 85%, hasta los 6.400 metros cuadrados. En una primera fase se acondicionarán los nuevos espacios. Cuando se abran estos recintos se harán obras en las salas actuales, y será al final, hacia 2019, tras un año de obras, cuando se abra al público toda la superficie completa. Según explican fuentes conocedoras, la inversión que realizará Aena se situará en torno a diez millones.

Servicio exclusivo

La cotizada presidida por Jaime García-Legaz es consciente de las críticas que se habían formulado por las colas y por la masificación de un servicio que se supone exclusivo. También de que la comparación con otros aeropuertos internacionales dejaba bastante que desear en un momento en el que El Prat crece como nunca en vuelos intercontinentales.

En 2016, 725.000 personas (el 61% españoles) pasaron por las salas vip de El Prat, lo que supone el 1,6% de los 44,15 millones de pasajeros que registró la infraestructura. Los usuarios de las salas vip crecen a mayor velocidad que el conjunto de El Prat. La mayoría son viajeros de negocios que han comprado un billete que permite acceder a estos espacios, mientras una minoría paga los 25 euros de la entrada.

En cuanto a los cambios, además del mobiliario, una de las revoluciones será la gastronomía, con oferta para celíacos y diabéticos, productos sin lactosa, menús específicos para musulmanes y judíos y platos de temporada.

Habrá un asesor gastronómico. Se instalarán duchas y habrá áreas específicas para descanso, trabajo, multimedia y ocio y una zona lúdica infantil. El wifi subirá la velocidad a 15 megas. También habrá opción de servicios de masajes o manicura, pero de pago.

Ingresos

Como recoge Expansión, Una de las principales fuentes de ingresos de Aena, además de las tasas, es la actividad comercial, liderada por las tiendas libres de impuestos; los restaurantes y otras tiendas; los aparcamientos, y el alquiler de coche. Las salas vip, con menor impacto económico, se sitúan después.

El Prat suma cuatro recintos de espera de pasajeros de negocios. En la T1 se ubican la sala Pau Casals (tráfico nacional y del espacio Schengen), la Miró (vuelos no Schengen, que usan los pasajeros más exclusivos), y la Pepita Colomer (Puente Aéreo), que se ampliará, en parte, con el espacio que ahora ocupa la cocina de La Pausa. En la T2 sólo está la Canudas, que será la que más crezca en superficie, en paralelo al crecimiento de la terminal más antigua.