Menú Buscar
David Martínez, consejero delegado de la inmobiliaria Aedas

Aedas vende tres pisos al día para ingresar 800M€ entre 2019 y 2020

La subida de precios ha permitido a la inmobiliaria subir un 11% el margen bruto, con la venta de viviendas a una media superior a 350.000 euros

5 min

En la inmobiliaria Aedas cruzan los dedos. Las otras dos promotoras que le acompañaban en las recientes salidas a Bolsa de una promotora tras una década de sequía (Neinor y Metrovacesa) han visto cómo sus previsiones resultaban difíciles de mantener.

En el caso de Neinor ya se han visto obligados a revisarlas a la baja en dos ocasiones ante los retrasos en las entregas de viviendas, y también Metrovacesa, en la reciente junta de accionistas, dejaba entrever que también podrían verse afectados por esa misma razón.

Metrovacesa: Ineficacias operativas temporales

Como señalaba en la junta Jorge Pérez de Leza, el consejero delegado de Metrovacesa --la inmobiliaria controlada por Santander y BBVA-- “se han percibido ineficiencias operativas temporales, como son licencias de obras que tardan más de lo habitual y las tiranteces de la capacidad de construcción, dificultan nuevos ritmos operativos y podrían implicar, en algún caso, retrasos poco significativos, de algún mes, en nuestros parámetros objetivos”, apuntaba.

Metrovacesa, que entregó las 520 viviendas previstas en 2018, tiene previsto escriturar unos 700 pisos en 2019. Este volumen casi se cuadruplicará en 2020 con la entrega de 2.600 pisos, con el fin de lograr el objetivo último de 4.000 nuevas viviendas anuales desde 2021, según contempla su plan de negocio.

Aedas mantiene las previsiones

En cambio, en Aedas las cosas se ven de manera diferente, con los analistas que siguen a la compañía reiterando plenamente su confianza en que logre los objetivos previstos. Y que, por tanto, los 3,4 millones de pérdidas registradas en el primer trimestre del presente ejercicio se daban por descontadas, y entran dentro de la lógica de una promotora en pleno proceso de lanzamiento y construcción de viviendas.

Será a partir de ahora cuando las cuentas arrojen los resultados esperados. Con esos ya más de 800 millones de ingresos asegurados entre 2019 y 2020 con los más de 2.200 viviendas vendidas hasta el pasado mes de abril. Mes en el que Aedas prácticamente volvía a vender una media de tres casas al día.

Las cuentas de toda la vida

No son pocos los que se preguntan por qué a Aedas le están saliendo las cuentas y los demás están teniendo tantos problemas para cumplir los objetivos.

Su consejero delegado, David Martínez, suele echar los números de toda la vida. Desde que se compra el suelo hasta que se entregan las casas suelen pasar unos 40 meses. Redondeando, tres años y medio. Todo lo que una promotora intente adelantarse a esta previsión corre el riesgo de pillarse los dedos.

300 pisos vendidos al trimestre

A partir de aquí, Aedas sigue a lo suyo. De mantener esa velocidad de crucero de vender una media de tres casas al día (unas 300 al trimestre), en julio ya tendría colocadas las casi 3.000 viviendas que tiene previsto entregar entre 2019 y 2020. Y lo que es mejor, contar con la seguridad de ingresar más de 1.000 millones de euros.

Además de cumplir los objetivos de entregas previstos en la salida a Bolsa, en octubre de 2017, Aedas también ha visto mejorado su margen bruto un 11% desde entonces. Del 27,8% contemplado en la OPV, por unos 360 millones de euros, ha superado ya el 29%, alcanzando los 400 millones.

Subidas de precios

Y lo ha hecho gracias a las subidas de precios registradas. Las 2.151 viviendas vendidas hasta el pasado 31 de marzo lo fueron a una media superior a 361.000 euros, mientras que las 3.862 que están en ejecución tienen un precio medio de 355.000 euros.

Para seguir con esta dinámica, y mirando al medio y largo plazo, Aedas ya cuenta con licencia para construir el 35% de las 2.438 viviendas que prevé entregar en 2021.

Todo bajo control, menos la cotización bursátil. Aedas, como sus competidores, no acaba de levantar el vuelo en el parqué. Tras debutar, en octubre de 2017, con un precio de salida de 31,65 euros la acción, marcaba su máximo a principios de junio de 2018, al rozar los 33 euros, para, desde entonces, iniciar una senda descendente de la que no logra salir. Tocaba fondo el pasado 23 de noviembre, en los 21 euros, y cerraba esta semana en 22,45.