Menú Buscar
La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera / EP

Adif estima una caída de ingresos de 600 millones por la crisis del Covid-19

El gestor de infraestructuras ferroviarias abrirá a más competidores el transporte de viajeros en un plazo de entre dos y tres años

3 min

La crisis del coronavirus pasará una voluminosa factura al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en 2020 como consecuencia del notable descenso en el tráfico de trenes derivado de las restricciones a la movilidad. La presidenta de la compañía pública, Isabel Pardo de Vera, estima que la caída de ingresos estará en el entorno de los 600 millones de euros al cierre del ejercicio.

Durante su participación en un coloquio organizado por Executive Forum, Pardo de Vera recordó que la mayor parte de la cifra de negocios de Adif y de su filial de alta velocidad (Adif AV) procede de los cánones que percibe por el empleo de las infraestructuras ferroviarias, con lo que la drástica reducción de la circulación de trenes debido al estado de alarma provocará un considerable agujero en las cuentas de la entidad.

Equivalente a los ingresos de AV

La estimación de caída de ingresos se corresponde con el agregado de Adif y Adif AV. Cabe recordar que la filial de alta velocidad cerró el ejercicio 2019 con una cifra de negocio de 610 millones de euros (de los que cerca de 500 millones se correspondió con ingresos por cánones) con lo que la crisis del coronavirus se llevará por delante casi el equivalente a la totalidad de ingresos de esta unidad.

No obstante, Pardo de Vera aseguró que los planes de Adif siguen adelante pese a la crisis y puso en valor el papel que la compañía está llamada a representar en el proceso de reactivación económica. “No podemos pasar este tiempo de crisis narcotizados, ni las empresas privadas ni tampoco las publicas”, ha aseverado.

Más liberalización

En esa hoja de ruta del gestor de infraestructuras figura en primera línea el proceso de liberalización del transporte de viajeros, que se pondrá en marcha a partir de mediados del próximo mes de diciembre. Pese a verse condicionado por la crisis (lo más probable es que en el arranque ninguno de los operadores privados adjudicatarios de frecuencias en las líneas de alta velocidad comiencen en ese momento a competir con Renfe), Adif está dispuesto a ampliar el mercado en los próximos años para poner en juego más rutas y dar entrada a más operadores.

“La actual es sólo la fase 0 del proceso de liberalización” ha explicado Pardo de Vera para, a continuación, adelantar que en breve Adif actualizará su declaración de red para, en el plazo de entre dos y tres años, proceder a poner en marcha una nueva fase “en la que entrarán nuevos corredores como Burgos, Galicia y Murcia, entre otros, y podrán entrar nuevos operadores”.

Destacadas en Business