Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un repartidor de Amazon, cargado con diversos paquetes / EFE

Colau ultima otra tasa para el comercio electrónico

El Ayuntamiento de Barcelona quiere designar zonas de reparto específicas previa obtención de una licencia

2 min

El gobierno municipal de Barcelona prepara una nueva tasa para los operadores de comercio electrónico en la Ciudad Condal. El ayuntamiento ultima un nuevo gravamen para compensar a los botiguers tradicionales por el auge de las compras a domicilio, que les han restado facturación. 

Lo ha avanzado El Periódico, que ha precisado que el impuesto municipal grabaría el "uso intensivo" de la vía pública que hacen los operadores de e-commerce y, más concretamente, sus furgonetas y vehículos de reparto. La tasa parte de la idea de que las zonas de carga y descarga actuales se han vuelto insuficientes. 

Espacios específicos

Precisamente, la carga impositiva extra se sumará también a la asignación de zonas de reparto específicas para el comercio electrónico. Los operadores podrían descargar sus furgonetas y vehículos de transporte para llevar los paquetes a los domicilios. Pero antes deberían obtener una licencia municipal. 

Todo ello figura en un dictamen elaborado por la Universidad Carlos III de Madrid, que ha trazado las grandes líneas sobre las que pivotará la regulación municipal del comercio a domicilio. El resultado, si el pleno municipal lo aprueba, sería más carga fiscal y regulatoria para plataformas como Amazon o Aliexpress

El 13% de comercios cerrarán en 2021

El cambio normativo a nivel de ciudad tendría lugar en un momento en el que el pequeño comercio sufre un descalabro por la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus. El 13% de comercios asociados a Barceona Oberta prevé cerrar sus puertas este año y de forma definitiva, avanzó la patronal en febrero. 

La asociación de pequeños y medianos establecimientos alerta de que los ejes comerciales han llegado a perder hasta el 70% de transeúntes en comparación con antes de la enfermedad. Ello ha redundado en una caída de la facturación que acusan los negocios.