Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la última pieza producida en la planta de Bosch en Lliçà d'Amunt / UGT DE CATALUNYA

Acuerdo para que Barat Alte ocupe la planta de Bosch en Lliçà d'Amunt

La compañía francesa ofrece realizar 60 contrataciones hasta 2024 e invertir entre cinco y seis millones de euros

6 min

El proceso de reindustrialización de la planta de Bosch en la localidad barcelonesa de Lliçà d'Amunt, dedicada a fabricar sistemas de frenado, ha finalizado esta semana en un acuerdo entre los trabajadores y la compañía francesa Barat Alte para que ocupe las instalaciones, contratando a 60 trabajadores hasta 2024 e invirtiendo entre cinco y seis millones de euros.

Fuentes sindicales consultadas por Europa Press este miércoles han explicado que los trabajadores que aún quedan en la planta, 187 de los 336 que había en el momento del anuncio del cierre, han elegido la propuesta de esta compañía de entre las tres ofertas vinculantes que había sobre la mesa.

Un mes para ratificar el acuerdo

El acuerdo se ha alcanzado tras días de reuniones y visitas con las tres empresas interesadas en la reindustrialización de la planta, y ahora la propia Bosch tendrá entre tres y cuatro semanas para ratificar el acuerdo y dar el visto bueno definitivo al proyecto.

El pacto llega un año y tres meses después de que Bosch comunicara al comité su intención de cerrar la planta y a falta de poco más de un mes para el cierre definitivo de las instalaciones, previsto para el 30 de junio de este año, aunque la fábrica, en fase desmantelamiento, está inoperativa desde el 27 de abril.

La comisión para la reindustrialización de la planta se constituyó a mediados de 2021 y se ha ido reuniendo una vez al mes, hasta celebrar 15 reuniones ordinarias y otra extraordinaria, y durante este tiempo se ha encargado de elaborar el cuaderno de ventas y el estudio de campo que se pasó a las distintas empresas para captar sus inversiones, entre otras tareas.

Cierre

La multinacional alemana comunicó al comité de empresa a finales de febrero del año pasado su intención de cerrar la planta, lo que iba a dejar a 336 empleados sin trabajo, en un anuncio que se produjo pocos meses después de la intención de cierre de la planta de la misma compañía en Castellet i la Gornal (Barcelona), dedicada a los limpiaparabrisas.

En ese caso, el cierre de la planta, que afectaba a 300 trabajadores y cuya producción se deslocalizó a Serbia, finalizó con la adquisición de las instalaciones por parte de CR Group, donde prevé invertir 100 millones de euros en un nuevo proyecto y contratar a 60 extrabajadores de la instalación que se quedaron sin empleo.

Deslocalización

En febrero de 2021, Bosch explicó que decidió cerrar la planta de Lliçà d'Amunt para transferir la producción a otra que tiene en Wroclaw (Polonia), más grande y por tanto más rentable y competitiva, según argumentó.

De hecho, la compañía justificó el cierre de la planta catalana por la caída de la demanda del mercado de servofrenos convencionales de vacío ante el incremento del uso de servofrenos electromecánicos.

Tras los cierres de las plantas de Lliçà d'Amunt y Castellet i la Gornal, a Bosch solo le queda la planta Rexroth en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), que se dedica a fabricar válvulas de seguridad.

Negociación

Dos meses después del anuncio de cierre en Lliçà d'Amunt, el comité de empresa llegó a un principio de acuerdo con la dirección de la compañía, en el que se fijó la fecha de cierre y un proceso de reindustrialización con la gestión de los activos en favor de la empresa que realice la inversión "con el compromiso de Bosch de no lucrarse con la venta de estos activos".

También contempló recolocaciones internas en el grupo, con preferencia por los trabajadores de Lliçà d'Amunt en diferentes empresas del grupo y recolocaciones externas, con la debida orientación de los trabajadores afectados durante nueve meses.

Sin embargo, este último punto ha quedado prácticamente descartado porque implica ir a trabajar en plantas del grupo en Aranjuez (Madrid) y Madrid, algo que ha conllevado que la práctica totalidad de los trabajadores se haya acogido o acogerá al plan de salidas.

Salidas

Hasta el momento ha habido dos ventanillas de salida: una en agosto y otra en diciembre de 2021, con 10.000 euros adicionales de indemnización, y a las que se acogieron unos 150 trabajadores.

Todas estas salidas también contaban, para los menores de 50 años, con una indemnización de 50 días por año trabajado y otra de 1.600 euros por año de antigüedad completo, igual que para los de entre 50 y 54, aunque estos también se les incluía el convenio de la seguridad social hasta los 63 años.

Para los trabajadores de más de 55 años, las condiciones eran un 71% del salario bruto de referencia y el convenio de seguridad social por ley hasta los 63 años.

Estas condiciones de salida para los tres tramos de edad mencionados también se aplicarán para las salidas de los 187 trabajadores aún en plantilla.