Menú Buscar
Florentino Pérez, presidente y primer accionista de ACS  / EFE

ACS sufre por la crisis de Atlantia: su competidor Ferrovial ya le dobla en capitalización

El grupo de construcción y servicios que preside Florentino Pérez padece el castigo inversor por el efecto negativo de la crisis que padece Atlantia, su socio en la concesionaria Abertis

5 min

La crisis de Atlantia, accionista mayoritario de Abertis, comienza a generar daños colaterales al margen de estas dos compañías. El principal afectado ha sido ACS, el socio del grupo italiano en la concesionaria española, que ha sufrido un notable castigo de los inversores en la sesión bursátil de este miércoles, donde se ha dejado casi un 3%, entre numerosos rumores sobre la posible pérdida de las concesiones de Atlantia en su país. Una situación que podría derivar en la quiebra de ésta, lo que dejaría den una complicada situación al grupo de construcción y servicios que preside Florentino Pérez que, además, podría ver notablemente recortado el dividendo que percibe de Abertis. Una circunstancia derivada de esta situación es que Ferrovial, su principal competidor español, ya vale el doble que ACS en Bolsa, por primera vez en la historia.

La de este jueves volvió a ser una jornada de pesadilla para Atlantia, que concluyó la jornada en la Bolsa de Milán con descensos del 2,6% pero que llegó a perder cerca de un 4% en medio de múltiples rumores que apuntan a que el Gobierno italiano ya tendría lista la decisión de revocar los contratos de concesiones de la compañía en el país transalpino como consecuencia de la tragedia del puente Morandi. Acontecida en agosto de 2018, acarreó la muerte de 43 personas como consecuencia del hundimiento de una infraestructura situada en un tramo gestionado por Atlantia.

Dado por hecho

Más allá de los rumores, el diario La Stampa publicaba en su edición del miércoles que el Ejecutivo encabezado por Giuseppe Conti podría acordar la medida ya en el consejo de ministros de este viernes o, en su defecto, en el de la próxima semana.

La presión inversora se trasladó a ACS que, hasta la fecha, no había padecido grandes impactos en su cotización por la crisis de Atlantia. Una posible retirada de las concesiones por parte del Gobierno abocaría a la compañía italiana a la quiebra, como han admitido sus responsables, que también han adelantado que una decisión de este tipo sería recurrida a la Comisión Europea. No obstante, el escenario se tornaría especialmente complicado para ACS, que controla Abertis junto con Atlantia desde finales del pasado 2018, cuando se hizo efectiva la adquisición conjunta de la concesionaria española por la que ambos grupos pujaban.

El dividendo de Abertis

No obstante, aun dando por sentado que el Ejecutivo transalpino meditara más su decisión, las consecuencias de la crisis de Atlantia para ACS podrían dejarse sentir próximamente. Como recuerda el diario Cinco Días, el recorte del rating que ha padecido recientemente Abertis como consecuencia de la incertidumbre sobre el futuro de su principal accionista podría derivar en una notable reducción del dividendo de la compañía española, lo que importaría negativamente en los ingresos de ACS.

La presión inversora llevó a ACS a situarse en mínimos desde el pasado mes de agosto, al cerrar a un precio de 33,3 euros por acción. Tras concluir la jornada, la capitalización bursátil de la compañía se sitúa levemente por encima de los 10.470 millones de euros.

Siete años desde el 'sorpasso'

Precisamente, la jornada complicada de ACS ha coincidido con los avances registrados por Ferrovial, que ha terminado la sesión como uno de los mejores valores del Ibex-35, al subir un 1,35%, y superar la barrera de los 28,5 euros por acción por primera vez en su historia. Estos máximos sitúan la capitalización de la compañía controlada por la familia Del Pino al borde de los 21.000 millones de euros, lo que hace que duplique la de ACS, una circunstancia también inédita.

El ‘sorpasso’ entre ambas se produjo en 2013, cuando Ferrovial fue capaz de superar a ACS en el parqué y acabar con años de reinado del grupo de Florentino Pérez. Desde entonces, no ha abandonado esa posición de privilegio como primera constructora española por valor bursátil pese a que las magnitudes de ACS son netamente superiores.