Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente ejecutivo de ACS, Florentino Pérez (i), y el secretario general del consejo del grupo, José Luis del Valle (d) / EUROPA PRESS

ACS logra contratos internacionales en EEUU y Australia por cerca de 1.300 millones

El grupo español gestionará y mantendrá los servicios de un proyecto minero en Oceanía y participará en la operativa de sistemas de transportes en Norteamérica

3 min

Notable actividad internacional de ACS en los últimos días, en los que se ha adjudicado tres contratos en diferentes áreas de negocio tanto en EEUU como en Australia, valorados conjuntamente en cerca de 1.300 millones de euros. 

En concreto, Cimic, filial australiana del grupo de construcción y servicios se encargará de la gestión de activos y el mantenimiento de los servicios en el proyecto minero 'Iron Bridge', situado en la zona oeste del país oceánico al adjudicarse un contrato valorado en 700 millones de dólares australianos (unos 400 millones de euros).

Diversificación

Será Theiss, unidad de Cimic, la compañía encargada de estos trabajos, que encajan con su estrategia de diversificación y de oferta de soluciones de minería sostenible a sus clientes, según manifestó el presidente y consejero delegado de la compañía, Michael Wright.

Mientras, el grupo que preside Florentino Pérez ha conseguido también recientemente dos contratos relacionados con la actividad del transporte en EEUU. Flatiron, una de sus filiales en el país, ha logrado dos contratos en la ciudad de Los Ángeles (California) orientados a la mejora de la circulación en las carreteras que rodean a una de las mayores ciudades del país y su área metropolitana.

Más carriles rápidos

En alianza con la firma local Myers & Sons Construction, la filial de ACS se ha impuesto en el proceso de concesión del contrato para construir nuevos carriles rápidos de alta ocupación en la carretera I-105 con un coste estimado de 507 millones de euros, según ha informado en un comunicado.

Los autobuses públicos y los coches en los que viajen más de una persona podrán usar estos nuevos carriles sin pagar un peaje. El objetivo es mejorar la seguridad y la calidad de los viajes, dando opción a todos los usuarios.

Reducir tiempos

A su vez, Faltaron también se encargará de desarrollar una nueva línea de autobús rápido, también en Los Ángeles y por un importe de 300 millones de euros.

En este caso, llevará a cabo estos trabajos en colaboración con las empresasd Stacy and Witbeck y Modern Railway Systems.

Este proyecto consiste en la construcción de carriles separados para una nueva línea del llamado G-Line Bus Rapid, que permita reducir los tiempos de viaje en el autobús, al mismo tiempo que mejora la seguridad evitando que coches y autobuses circulen por el mismo carril.