Menú Buscar
Una de las tiendas de Shana, la marca de ropa barata inmersa en un concurso de acreedores / CG

Los acreedores de la textil Shana empujan hacia una fusión

La integración societaria en un solo grupo que controlara esta marca más Friday’s Project y Double Agent a cambio de quitas de hasta el 85% y la búsqueda de un inversor

09.04.2018 00:00 h.
3 min

El concurso de acreedores de la textil Comdifil emprende el camino del convenio. Un proceso que llevará a la empresa de Julian Imaz a una fusión para simplificar la estructura organizativa, indican fuentes conocedoras del proceso. Es decir, a dejar bajo el control de una misma compañía las marcas de moda Shana, Friday’s Project y Double Agent.

La compañía reconoció a mediados del pasado octubre su quiebra, que se gestiona en el Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona. Encargó la reestructuración al letrado de Forest Partners Jorge Matas, que certificó que su pasivo ascendía a 95 millones de euros y que el principal activo de la firma eran las insignias que comercializaba, Shana, Friday's Project y Double Agent, con un alto reconocimiento para su público objetivo.

Integración de Shana en Comdifil

Pero la red societaria con la que operaba Imaz y una expansión ambiciosa tensionó la contabilidad del grupo de moda hasta la insolvencia, añaden los mismos interlocutores. El plan de viabilidad que se ultima contempla acabar de un plumazo con esta estructura enrevesada con garantías y préstamos cruzados. Comdifil, como sociedad holding, debería asumir todo el negocio del grupo textil. Comdipunt, otra tenedora de acciones; la firma enfocada al público adolescente y joven, Double Agent; Friday’s Project, muy conocida a principios de los 2000 y que se relanzó en verano de 2015; la firma de ropa barata Shana Retail y su filial Shana Shop; y la Used Siglo XXI, que controlaba la producción para terceros.

Imagen de una de las tiendas Shana, de la textil Comdifil, cuyo principal reclamo eran los precios bajos / CG

Imagen de una de las tiendas Shana

Sólo quedaría fuera de este perímetro la inmobiliaria Olivemat. Se considera que su aportación no tendría ningún impacto en facilitar que el plan de pagos de Imaz intenta cerrar con un pool de acreedores formado por BBVA, Banco Sabadell, Cajamar, Ibercaja, Banco Santander y Caixabank.

Quitas y búsqueda de un inversor

En este sentido, los administradores concursales plantean a los acreedores quitas de hasta el 85% y un proceso de devolución de los créditos de hasta 10 años. También se plantean conversiones en créditos participativos con las garantías sobre las marcas de moda.

Todo ello para conseguir sanear el grupo y volver a activar la venta de Comdifil a algún inversor que sea capaz de inyectar los fondos necesarios para impulsar definitivamente la actividad.