Menú Buscar
La fachada del Ayuntamiento de Sant Vicenç de Castellet, el municipio que deberá rebocar la gestión del agua a Acciona por decisión del TSJC / DIBA

Acciona se queda sin otra gestión en las aguas catalanas por decisión del TSJC

Los magistrados de lo contencioso-administrativo anulan la adjudicación del servicio municipal de Sant Vicenç de Castellet por un problema en el concurso público

23.02.2019 00:00 h.
7 min

Febrero ha sido un mal mes para Acciona en las causa que tenía abiertas en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Tras estar a un paso de entregar a la Generalitat la gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL), la multinacional de la familia Entrecanales ha perdido otro contrato menor del sector del agua. Los magistrados de la sección tercera de lo contencioso-administrativo han decidido revocarle la concesión del servicio en baja de Sant Vicenç de Castellet (Barcelona).

Acciona había conseguido este encargo a finales de abril de 2017 al vencer en un proceso competitivo con otros cinco rivales que fue muy contestado. El Gobierno local, encabezado por Joan Torres Pérez (PDeCAT), decidió excluir todas las ofertas que se habían presentado a la licitación con la única excepción de la propuesta vencedora. Es decir, se hizo con el contrato porque en el momento de la adjudicación no tenía rivales.

Recurso ante el TSJC

Este movimiento político ha sido el que ha enmendado el TSJC. Sorea, una de las filiales del grupo Agbar, había obtenido las puntuaciones más altas en la apertura de las plicas y decidió pelear el contrato. Lo hizo primero ante el consistorio local y luego ante el Alto Tribunal catalán.

La compañía, enfrentada también a Acciona en la primera guerra del agua en Cataluña, presentó una batería de alegaciones al consistorio. El equipo de Torres las inadmitió a trámite y declinó darles audiencia. Prosiguió con el proceso de adjudicación que se había planteado, el que incluía firmar el contrato de concesión con la cotizada de los Entrecanales al ser la única compañía que había llegado al final del proceso.

Actuaciones ‘irregulares’

Sorea se había quedado sin el “trámite de audiencia establecido” en la normativa vigente en la contratación pública del país y peló ante el TSJC. El recurso que presentó a principios de 2018 justificaba que se había excluido su oferta “por un motivo sobre el que no se le concedió trámite de aclaraciones” y señaló otras actuaciones que a su juicio dejaban sin valor la licitación.

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona / ACCIONA

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona / ACCIONA

La empresa denunció que el Ayuntamiento de Sant Vicenç de Castellet había “delegado” a un “asesor privado, que no tiene la condición de funcionario público y que se encuentra en una manifiesta causa de abstención respecto a Sorea” y que la exclusión de su oferta y la posterior adjudicación a Acciona se había realizado “con una interpretación contraria al pliego de cláusulas administrativas”.

Principio de igualdad

Concluía por todo ello que se había “vulnerado el principio de igualdad y no discriminación entre los licitadores” y solicitó a la sala que dejara sin efecto todo el proceso como medida cautelar. Los magistrados declinaron en un primer momento esta petición y se centraron en analizar el resto de los apuntes del recurso.

La resolución que se publicó la semana pasada no ha llegado a analizar todas las presuntas irregularidades. Los magistrados del TSJC han aceptado la primera tesis de la filial de Agbar y anula por ello la adjudicación, ya que entiende que es una falta grave de la igualdad de oportunidades que debe primar en cualquier concurso público.

Aclaraciones previas

“La concesión de un trámite de audiencia previa a la aprobación de la propuesta de adjudicación no es contraria a la nueva Ley de Contratos”, señalan el juez ponente, “es en todo caso complementario”. No acepta la justificación de la defensa, que alegó  que Sorea se pudo defender mediante la interposición de un recurso de reposición. “La realización de aclaraciones o la interposición de un recurso administrativo no puede subsanar la falta de audiencia previa a la adjudicación del contrato”, sentencia.

El TSJC acepta el primer motivo de la impugnación y declara que “conlleva la nulidad radical de los acuerdo” impugnados “sin necesidad de entrar a examinar el resto de motivos”. Anula la concesión a Acciona y deja claro que un juzgado “no puede imponer la adjudicación del contrato a Sorea” porque es una atribución de la mesa de adjudicación. Todo ello, sin condena a costas para ninguna de las partes.

¿Contrato para Sorea?

El Gobierno de Sant Vicenç de Castellet deberá ahora retomar la adjudicación de la gestión del agua en el municipio. No podrá valorar nuevas ofertas, deberá convocar a la mesa de adjudicación para tomar una decisión sobre las plicas que ya había valorado en 2017. Es decir, el cálculo en el que Sorea se imponía a sus cinco rivales.

También deberá abrir un proceso sobre la posible indemnización que puede percibir Acciona al perder el contrato. La cotizada repite en el municipio catalán la situación de ATLL, pero a menor escala.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información