Menú Buscar
Jordí Agustí, director general de la Agencia Catalana del Agua (ACA), junto a la depuradora del Llobregat / FOTOMONTAJE DE CG

La ACA nombra a Lluís Ridao como director con el objetivo de amortizar la deuda

La Agencia Catalana del Agua cuenta con un pasivo pendiente con la banca de 162 millones de euros que pretende sanear en 2019

08.03.2019 08:10 h.
2 min

La Agencia Catalana del Agua (ACA) tiene previsto devolver toda la deuda que queda pendiente con la banca durante este año. Así, la empresa pública no esperará a 2023 para liquidar el pasivo de 162 millones de euros. La nueva estrategia, que va encaminada a destinar más recursos a gastos operativos e incrementar la inversión, será capitaneada por Lluís Ridao, que asumirá la dirección de la compañía.

Ridao, actual gerente de la ACA, asumirá el cargo el próximo lunes, según adelanta Expansión. Este sustituirá a Jordi Agustí, que deja la dirección de forma voluntaria. El nuevo nombramiento ya ha sido anunciado en el consejo de administración.

Retomar el control de ATLL

Agustí, que llegó de la mano del exconsejero Santi Vila y ha estado al frente de la ACA los últimos seis años, pasa a ocupar la gerencia del Consorci de la Costa Brava. En su haber cuenta con haber tomado el control directo de la gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL), en plena guerra del agua. Esto se produce tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que obligaba a Acciona a ceder la gestión de ATLL a la Generalitat.

La ACA cerró 2018 con unos ingresos de 470 millones y una reducción de la deuda del 88%. De este modo, tras amortizar 46,5 millones, queda pendiente un pasivo de 162 millones que la compañía quiere sanear íntegro este 2019.