Menú Buscar
Una de la autopistas de Abertis en España / EP

Abertis pagará un dividendo de 875 millones a ACS y Atlantia

El pago del dividendo se mantiene tal como se propuso hace un mes

3 min

El consejo de administración de Abertis mantiene la propuesta de dividendo a ACS y Atlantia lo que supone un desembolso de 875,10 millones de euros en plena crisis institucional después de que S&P haya emitido a la empresa una advertencia de la eventual pérdida del ‘investment grade’.

Esta cantidad supone una fuerte suma de dinero de las reservas para el grupo controlado por la familia Benetton y por ACS, propiedad de Florentino Pérez. Concretamente, Atlantia recibirá una cantidad total de 437, 5 millones de euros y la constructora española cobrarça un montante de 262 millones y otros 175 millones por la empresa de construcción alemana Hochtief.

El tráfico cae

Por otra parte, Abertis también tiene que hacer frente a otra crisis que vive la empresa ya que el tráfico en las autopistas que controla ha caído notablemente a consecuencia del coronavirus.

En España, el panorama sigue siendo crítico y encadena seis semanas consecutivas perdiendo usuarios, con caídas que se han ido pronunciando desde la del 3% que contabilizó la primera semana hasta el 84,8% de la última. En lo que va de año acumula un descenso del 21%. En Francia, donde gestiona el 22% de la red, suma siete semanas de descensos de tráfico que alcanzan hasta un 82,3%.

Se juega 400 millones

Durante la primera quincena de abril, el descenso de la facturación de Abertis cayó hasta un 80% y el negocio de la compañía ya ha caído más de un 16% en lo que va de año, lo que supone un montante de 400 millones de euros.

Abertis cerró el año con un beneficio atribuible de 352 millones de euros, un 79% menos por las plusvalías registradas un año antes con la venta de Cellnex y el impacto negativo de 749 millones que se anotó al asumir el macropréstamo' de casi 10.000 millones que sus dos accionistas firmaron para comprar la compañía. Por ahora, la empresa no ha aprobado ningún expediente de regulación temporal de empleo y, tal como han explicado la empresa recientemente no tiene motivos para aplicarlo.