Menú Buscar
Francisco Reynés, el consejero delegado de Abertis en una imagen de archivo / CG

Abertis espera que su negocio mejore cuando se “aclare” el entorno político

El consejero delegado, Francisco Reynés, espera incrementar el beneficio contable del grupo de concesiones un 6% en el cierre del ejercicio

2 min

La cúpula de Abertis espera cerrar el ejercicio con un incremento del beneficio contable de aproximadamente el 6%. El consejero delegado del grupo, Francisco Reynés, espera que el año próximo sea “mucho más positivo en lo operativo y en el incremento del tráfico rodado”. Un elemento caudal para conseguirlo será que el “entorno político se aclare”. Tanto catalán como español.

El ejecutivo se mostró muy prudente en ir más allá en sus palabras. Igual de comedido fue el presidente de la compañía, Salvador Alemany, en su valoración política.

Reivindicar el modelo

En su intervención ante los medios en el tradicional encuentro de Navidad de la firma, recordó que su negocio depende exclusivamente de decisiones políticas y reivindicó el modelo de colaboración público/ privado y el “pago por uso” para financiar y propiciar las inversiones necesarias en modernizar las infraestructuras e impulsar de nuevas.

La compañía catalana se muestra optimista con el futuro. Las autopistas que gestiona en España presentan un incremento del tráfico rodado del 6,7%, el segundo crecimiento consecutivo que confirma que se está en etapa de recuperación.

Capacidad de realizar inversiones

Muestra asimismo cifras positivas en buena parte de los 12 países en los que está implementado. Alemany detalló que en Chile se ha avanzado el 8%; Francia, un territorio muy estable, muestra números positivos y en Brasil “se avanza a buen ritmo”.

Abertis está en un momento que puede realizar inversiones y tiene varios proyectos sobre la mesa que aún están en una fase inicial. La única condición que pone su presidente es que el dinero vaya a parar a territorios “con una gran seguridad jurídica”.

Operación pendiente

Reynés tiene pendiente cerrar una operación antes del 31 de diciembre: la compra por 600 millones de euros del 51% del capital de A4 Holding, un grupo privado italiano cuyos principales acticos son las autopistas A31 (une Vicenza, Piovene y Rocchette en 142 kilómetros) y la A4 (146 kilómetros entre las ciudades de Brescia y Padova).

El resto de temas quedan pendientes para el próximo año.