Menú Buscar
Área de peaje de la autopista AP7 en Sagunto (Valencia), concesión de Abertis / EFE

Abertis intenta cubrir el agujero de la AP7 con el negocio internacional

El administrador de infraestructuras reenfoca su estrategia y mira a Chile y México como alternativas ante la caída de ingresos por el fin de las concesiones

4 min

A partir de este miércoles, 1 de enero de 2020, Abertis dejará de ostentar dos concesiones clave para su negocio de autopistas en España. La AP7 entre Hospitalet de l'Infant (Tarragona) y Alicante, y la AP4 entre Sevilla y Cádiz: dos infraestructuras gestionadas por Aumar, filial de la compañía, por las que transitan hasta 24.000 conductores diarios. Solo en 2018, ambas vías generaron el 9,8% de los ingresos del grupo. Así las cosas, desde la compañía ya analizan los pasos a dar en el futuro para suplir la pérdida, y confían en una inmersión internacional que compense la caída del negocio en España.

Solo en 2018, de los 1.681 millones de euros que ganó Abertis, 165 millones provenían de la explotación de la AP7 y la AP4 por parte de Aumar. Por volumen de negocio, en España solo fue superado por los ingresos conjuntos de Acesa con la gestión de la AP2 y el tramo de la AP7 hasta La Jonquera, que también quedarán libres de concesión en agosto de 2021.

Reenfocar el negocio

En este contexto, después de que el Gobierno a través del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, haya expresado el fin de las prórrogas en la concesión, Abertis tendrá que reenfocar su negocio tras dejar de gestionar los 468 kilómetros que suman la AP7 y la AP4, que verán levantadas las barreras tras 48 años de peajes. La primera medida ha supuesto el despido colectivo mediante un ERE de 136 empleados encargados de los cobros, así como una pequeña parte del personal de oficina encargado de conteo y mantenimiento.

Florentino Pérez (c), Giovanni Castellucci (i) y Marcelino Fernández Verdes (d) en la presentación de la nueva cúpula de Abertis / EFE
Florentino Pérez (c), Giovanni Castellucci (i) y Marcelino Fernández Verdes (d), en la presentación de la nueva cúpula de Abertis / EFE

Fuentes de Abertis aseguran que el grupo se encuentra repensando la estrategia del negocio en España, mientras que la apuesta principal pasa por reforzar la inversión internacional para cobrar presencia en el extranjero. Ya el pasado octubre, la compañía entró en México tras adquirir el 50,1% de Red de Carreteras de Occidente (RCO) por 1.500 millones de euros.

Movimientos en el seno de Abertis

Otros países en los que Abertis tiene el foco puesto son Chile y Brasil. De hecho, en el país andino es ya el mayor operador de autopistas, mientras que se ha comprometido a ejecutar una inversión de 2.000 millones en infraestructuras brasileñas de cara a los próximos años.

No obstante, lo cierto es que el fin de las concesiones en España llega en un momento de movimiento en el seno del grupo, ya que hace solo un año que la italiana Atlantia tomara el control de Abertis al hacerse con el 50% de las acciones más una. El resto está en manos de ACS, propiedad de Florentino Pérez. Además, con el fin de las concesiones de 2021, desde los sindicatos muestran temor por la repercusión que tendrá en el empleo, y estiman en 800 el número de despidos.

Quienes han escapado del ERE han sido los operarios de mantenimiento, ya que la plantilla ha sido subrogada y serán Sacyr, FCC y API Movilidad las encargadas de la gestión a través de contratos de emergencia y hasta que se produzca la adjudicación definitiva.