Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Planta de Abengoa en Sevilla / EFE

Abengoa anuncia que superará el preconcurso de acreedores en unos 45 días

El grupo prevé contar con el respaldo del 75% de los acreedores al plan de reestrucutración que propicie la homologación judicial del pacto antes del 30 de septiembre

4 min

Abengoa ha comunicado este martes al mercado que espera contar con el apoyo del 75% de los acreedores a su plan de reestructuración antes del próximo 30 de septiembre. Alcanzará de esta forma el mínimo que se requiere para solicitar la homologación judicial de las condiciones del acuerdo y las haría extensibles al resto del pasivo, por lo que pasaría definitivamente página a su situación actual y evitaría la quiebra.

El proceso  incluye varias etapas. La primera de ellas es la ejecución del acuerdo que se realizará antes del 31 de agosto. Una vez superado este paso, los gestores de la firma de ingeniería y energías renovables podrán empezar a reclamar la firma de las adhesiones de los acreedores hasta conseguir el apoyo del 75% del total del pasivo.

Como muy tarde, el grupo considera que se podría retrasar la firma de la homologación a principios de octubre.

Pacto económico

El anuncio se produce una semana después de que alcanzara un pacto sobre las condiciones del rescate con la banca acreedora. Este capítulo económico implica la reestructuración de la deuda financiera y la recapitalización de la sociedad con una inyección de 655 millones de euros.

De esta forma, el importe total del balón de oxígeno que recibirá Abengoa asciende a 1.169,6 millones. Esta cantidad incluye los importes refinanciados de los préstamos recibidos en septiembre y diciembre de 2015 y el auxilio de marzo de 2016, cuando más cerca se estuvo del colapso de la sociedad.

Reparto de títulos de la nueva Abengoa

También implica nuevas líneas de avales por 307 millones. Las entidades que las respaldan tienen derecho a recibir el 5% del nuevo capital social de la firma. El 50% de la nueva Abengoa estará en manos de los bonistas y los hedge funds, el 40% restante será de la banca acreedora y otro 5% pasará a los avalistas.

Los Benjumena, propietarios del 51% de la empresa, se quedarán con el 5% restante del capital que se podrá elevar en un 5% adicional si devuelven sin problemas los préstamos pendientes de pago.

Quita del 97% del pasivo

A cambio, se ha aceptado una quita del 97% del pasivo. El 3% restante se mantiene con un vencimiento a 10 años sin devengo de intereses anual y sin la posibilidad de abrir una nueva negociación para conseguir más capital en este periodo de tiempo.

El plan de viabilidad de la compañía fija 2017 como el ejercicio en el que se alcanzará un flujo de caja positivo tras vender activos no estratégicos con los que espera obtener 421 millones. Este año prevé conseguir 285 millones por este tipo de extraordinario y los 136 restantes se alcanzarán en el próximo ejercicio.

Venta de activos no estratégicos

En los últimos meses, el grupo ha cerrado la venta de su participación en la planta termosolar Shams-1, ubicada en Emiratos Árabes Unidos, así como en la del parque eólico Campo Palomas en Uruguay, o la de su filial Abentel y su participación en Yoigo, entre otros.

Los activos que han sido señalados como potencial de desinversión son el negocio de transmisión y distribución en Brasil, proyectos de desalación en Ghana, Chennai o Qingdao (China), o los negocios de bioenergía en Estados Unidos y Europa. La venta de este último activo se encuentra en fase avanzada y se espera completar en cuestión de semanas.