Menú Buscar
Instalaciones de la división de energía solar de la compañía andaluza / CG

Abengoa evita la quiebra con el apoyo del 75,04% de los acreedores

La compañía debe poner ahora el plan de rescate, que reduce al 5% la participación de los actuales mayoritarios y prevé una inyección de hasta 1.800 millones

Redacción
3 min

Abengoa evitó este lunes protagonizar la mayor quiebra de la historia de España, y lo ha hecho con el apoyo mayoritario de sus acreedores. El 75,04% de los acreedores financieros de la compañía dieron ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla el visto bueno al denominado contrato de standstill, según informó la firma en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Es decir, la prórroga referida al plan de negocios y la propuesta de reestructuración financiera que se presentó a mediados de marzo.

La cúpula del grupo de energías renovables, dirigido por Joaquín Fernández de Piérola, recalcó en su comunicado que el aval de los accionistas “supera las mayorías requeridas por la ley (60 por ciento)” de los propietarios de la deuda, que se sitúa cerca de 9.000 millones, y añadió que prevé que el porcentaje incremente en los próximos días al “adherirse nuevos acreedores”.

Acuerdos con los accionistas y acreedores

El pacto de reestructuración contempla reducir al 5% la participación de los actuales accionistas mayoritarios. Deja abierta la opción de elevar este porcentaje hasta el 10% en la Nueva Abengoa. Lo más importante del plan es que supone una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones en cinco años, una ampliación de capital denominada dinero nuevo cuyos partícipes tendrán acceso al 55% del capital. La mayoría de ellos son fondos de inversión.

En cuanto a los actuales acreedores del grupo, controlarán el 30% de la compañía que saldrá de la reestructuración tras aplicar una quita del 70%. En este grupo se incluyen los bancos que han participado en las negociaciones para evitar el concurso de Abengoa, el grupo denominado como G-7, además de los bonistas.

Nuevo préstamo

La prórroga en el proceso de negociación de reestructuración financiera llega una semana después de que la firma de renovables suscribiese un préstamo de 137 millones con un grupo de bonistas para cubrir las necesidades de liquidez más urgentes. Entre ellas el pago de la nómina de los trabajadores y las facturas de los proveedores, que también podrían instar el concurso de la compañía si se mantuvieran las deudas.

La suscripción de este préstamo se percibió como un gesto optimista de cara al éxito del plan de reestructuración de Abengoa.

Garantías con acciones de Atlantica Yield

Igual que en las dos ocasiones anteriores en que la firma necesitó líneas de liquidez tras la declaración del preconcurso de acreedores, la compañía presentó como garantía de pago acciones de su participada Atlantica Yield, en la que es el principal accionista.

En esta ocasión, entregó una prenda sobre el 14,3% de los títulos de la empresa que cotiza en Nueva York (EEUU).