Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La factoría de Nissan de la Zona Franca de Barcelona / EP

7 de abril: fecha clave para la reindustrialización de Nissan

CGT presiona a las administraciones públicas para garantizar la implementación de un proyecto de energía limpia en la fábrica de la Zona Franca

3 min

Los sindicatos de Nissan tienen una cita importante el próximo 7 de abril. Ese día se celebrará una reunión clave de la mesa de reindustrialización, la primera tras la finalización del plazo de recepción de los proyectos para reconvertir las instalaciones de la multinacional en la Zona Franca.

Según fuentes sindicales, se han presentado 35 iniciativas para asegurar la continuidad fabril en la factoría barcelonesa de la marca nipona --aunque no todas ellas cuentan con los pliegos para ser avaladas--. Los proyectos pivotan en torno a la producción de baterías​ eléctricas, aunque existen planes para el ensamblaje de vehículos verdes y otros para crear un hub vinculado con la movilidad sostenible.

El papel del sector público

Estos mismos interlocutores explican que hasta pasada Semana Santa no habrá novedades sobre el futuro de la factoría. Si bien algunas voces apuntan que el gran embudo de las conversaciones se halla ahora mismo en el papel de las administraciones públicas.

Un portavoz de CGT asevera que el rol tanto del Govern como del Gobierno es esencial para garantizar la reconversión de la fábrica. "Nissan ha cumplido con su trabajo y los proyectos están sobre la mesa. Depende de los dos gobiernos ofrecer ayuda para asegurar algún plan industrial", explica un representante cegetista.

Baterías, la primera opción

Entre las opciones barajadas para darle una segunda vida a la planta, la fabricación de baterías eléctricas es la alternativa que genera más consenso. Tanto por sus posibilidades reales de implementación como por su capacidad de asegurar más puestos de trabajo, según CGT.

En segundo lugar se encontraría el ensamblaje de vehículos con energías limpias --"se necesitaría afrontar algunos problemas de patentes entre compañías", comenta el portavoz sindical-- y, en último puesto, la creación de un centro consagrado a la nueva movilidad. Esta salida genera dudas ya que no cubriría tantos empleos como las dos anteriores y, además, exigiría una inversión intensiva por parte del sector público. El 7 de abril, las cartas empezarán a ponerse boca arriba.