Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los operadores del sector logístico y retail en España muestran confianza en el sector / CEDIDA

El 68% de los operadores logísticos pronostica un aumento de su facturación en 2022

Un informe publicado por la consultora CBRE pone de manifiesto la rápida recuperación del sector tras la pandemia

3 min

Los operadores del sector logístico y retail en España muestran confianza en el sector. El 68% prevé aumentar su facturación este 2022, de acuerdo con un informe elaborado por la consultora CBRE.

Ésta es una de las conclusiones extraídas del Índice de confianza del sector Logístico español 2022, elaborado por la consultora y presentado durante el Salón Internacional de la Logística en Barcelona que se celebra estos días en el recinto de la Fira en Montjuïc. La encuesta tiene como objetivo evaluar la confianza y expectativas del sector para el 2022. 

Mayores beneficios

Mientras cerca del 70% de los encuestados pronostica un aumento de la facturación en los próximos meses, solo un 16% espera una disminución de las ventas. Respecto a la consecución de beneficios, el 40% de los operadores anticipan mayores beneficios en el próximo año. En el caso de los retailers, solo el 20%.

Por otro lado, el 72% de los entrevistados prevé invertir en la cadena logística y de suministro durante el próximo año. Un aumento de cinco puntos respecto al informe anterior. En cuanto al empleo, más del 60% de los encuestados esperan aumentar su plantilla el año que viene.

Rápida recuperación postpandemia

De acuerdo con el director nacional de Industrial & Logística de CBRE en España, Alberto Larrazábal, los datos del informe ponen de manifiesto que el mercado logístico español “se ha recuperado muy rápidamente después de la pandemia mundial gracias a la ubicación de España, que cuenta con una localización estratégica frente a Europa y Sudamérica, pero también gracias a las inversiones extranjeras que están llegando".

Algunos de los aspectos que más preocupan al sector son el aumento de la inflación y la inestabilidad geopolítica. Mientras que a los operadores logísticos les preocupan ambas cosas por igual, los retailers se sienten intranquilos respecto a los precios de los carburantes y los costes de transporte.