Menú Buscar
El exterior de uno de los hoteles del Grupo Savoy denunciados por fraude eléctrico / EFE

Los 150 millones anuales en fraudes eléctricos les salen gratis a las compañías de luz

Las empresas son responsables del 80% de los enganches, mientras que las familias con bajos ingresos efectúan menos del 1%

09.09.2016 00:00 h.
4 min

Todos los consumidores españoles pagarán los 168.000 euros que han defraudado los cuatro hoteles del Grupo Savoy de Lloret de Mar (Girona), enganchados de forma ilícita a la red eléctrica. Y esta es solo una pequeña parte del total de luz robada que se añade a las facturas de los usuarios cada año: 150 millones de euros, según la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).   

Esta práctica ilegal no afecta económicamente a las compañías de luz; les sale gratis. Son los demás consumidores los que pagan a través de sus facturas toda esta energía, aunque la cantidad no es significativa. En total, cada usuario abona unos 5,4 euros al año por el fraude que cometen otros al pinchar ilegalmente la red eléctrica o, lo que es lo mismo, cada cargo mensual sube 45 céntimos.

Empresas y grandes consumidores

La mayor parte de los fraudes lo llevan a cabo empresas, que son responsables del 80% de estas prácticas. Además, otro 16% se debe a particulares con un elevado nivel de consumo. Según datos de Endesa, la compañía defraudada por los hoteles de Lloret, menos del 1% de los enganches ilegales los efectúan familias con bajos ingresos.

Los fraudes de empresas industriales y de servicios no son, por tanto, casos aislados. Incluso en la administración pública se han descubierto casos, como el del Ayuntamiento de Navalcarnero, en Madrid. Las plantaciones de marihuana, que exigen elevadas dosis de energía, son otra de las detecciones de fraude clásicas que indican desde Endesa.

Corte de luz

Como ha pasado con los establecimientos turísticos de la localidad costera catalana, las compañías cortan la luz inmediatamente cuando se detecta un caso de fraude. Tal y como explican fuentes de Endesa, realizar un enganche directo sin previo contrato es uno de los motivos por el que las compañías pueden interrumpir el suministro según la ley.

Pero, ¿cómo se detectan los enganches ilegales? La principal vía son las inspecciones, aunque fuentes de la eléctrica española explican que las nuevas tecnologías, como los contadores inteligentes que avisan si son manipulados o las herramientas de análisis de big data, han “ampliado las capacidades para combatir el fraude”. Otra manera de detectarlos es comparar el consumo en zonas de características similares e inspeccionarlas cuando presentan anomalías evidentes.

Tras la detección y el corte, viene la sanción. Desde Endesa indican que el importe que tienen que pagar los defraudadores se calcula como un consumo diario de seis horas durante un año por la potencia contratada o que hubiera sido necesario contratar, en el caso de que haya un enganche directo a la red eléctrica.