Reportajes

El deporte es el mejor aliado para la vuelta a la rutina

Evita el síndrome postvacacional a través de la práctica de estos ejercicios

Alejandra Used Larumbe

Boxeo

El trastorno adaptativo que supone la vuelta a la rutina tras las vacaciones produce estrés y falta de concentración, entre otras cosas. Para evitarlo, es importante realizar actividades que sean efectivas para relajar la mente y convertir su práctica en una especie de entrenamiento, para mantener un equilibrio saludable. Un buen ejemplo es practicar boxeo, una moda que viene pegando fuerte porque, además de ser uno de los deportes de exigencia física más completa, su práctica genera una serie de beneficios que van más allá de estar en forma y liberar estrés. De hecho, en muchas empresas organizan jornadas con sus empleados para practicar esta disciplina, ya que potencia las cualidades necesarias del ámbito laboral: disciplina, concentración, fuerza, entrega, anticipación y capacidad de reacción. Además, es tan intenso que su concentración se traduce en una extraordinaria higiene mental.

Natación

Más del 40% de los españoles reconoce que está sufriendo o sufrirá el síndrome postvacacional al reincorporarse al trabajo tras el periodo vacacional. Practicar algún deporte, como por ejemplo nadar, ayuda a prevenir este síntoma. Podríamos resumirlo en una palabra clave: endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad que se producen cuando se practica ejercicio. Dicha hormona, no solo aumenta la sensación de placer, sino que también facilita la conciliación del sueño por la noche, ayudando así a reducir el estrés. La natación es un deporte muy apropiado porque es uno de los más completos que existen y ofrece muchos beneficios tanto al cuerpo como a la mente, entre ellos cabe destacar que mejora del sistema respiratorio y aumento de la capacidad pulmonar, aumenta la flexibilidad y elasticidad, produce bajo impacto sobre los huesos y articulaciones, ayuda a combatir enfermedades crónicas como el asma, la diabetes o el colesterol, tiene beneficios cardiorrespiratorios…

Yoga

Para enfrentar la vuelta al trabajo de manera positiva hay una serie de tipos de yoga que vale la pena practicar, pero según numerosos estudios, el más beneficioso para mejorar diversos aspectos a nivel personal y profesional es el Hatha Yoga. Esta técnica debe integrar asanas, pranayamas y quietud mental. Sus practicantes mejoran la concentración, la coordinación, el tiempo de reacción, la memoria, el aprendizaje y muestran una mayor habilidad para resolver problemas. También reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés y mejora el humor.

Running

Hacer un pequeño esfuerzo e incorporar una rutina de correr ayuda a la incorporación al trabajo. El running no solo tiene beneficios físicos, ya que se queman muchas calorías durante su entrenamiento, sino que es famoso por aumentar fuerza de voluntad. Esto se debe a que, durante el entrenamiento de esta disciplina, la mente juega un papel fundamental.

Pilates

Con la práctica de pilates, además de modelar el cuerpo se estimula la mente. De hecho, el creador de este método, Joseph Hubertus Pilates, decía que una buena condición física es el primer requisito para la felicidad y aseguraba que “en 10 sesiones sentirás la diferencia, en 20 sesiones te verás diferente y en 30 sesiones tendrás un cuerpo completamente nuevo”. El motivo es que es una técnica terapéutica que conecta cuerpo y mente, mejorando la postura corporal, ayudando a conciliar el sueño y aportando conocimiento personal, confianza y seguridad.

Esgrima

La mítica cita latina que escribió el poeta romano Juvenal “mens sana in corpore sano” está respaldada por investigaciones científicas que han demostrado que realizar actividades físicas tiene múltiples beneficios para el cerebro, ya que además de ejercitar el cuerpo mantiene activa la mente. Por ejemplo, practicar esgrima, aumenta la velocidad y la precisión. ¿El motivo? Interviene en cada gesto y está constantemente recibiendo órdenes. Y es que se trata de uno los deportes en los que se requieren tomar decisiones de manera más rápida. Esto se debe a que requiere velocidad y adaptarse a los cambios, tanto a la hora de atacar como de defender, mejorando las funciones cognitivas del cerebro. Por ello, fomenta el aprendizaje, el aumento de la memoria y la agilidad de los tiempos de reacción.

Taichí

Está claro que practicar algún deporte y seguir una dieta saludable, hace la vuelta a la rutina más llevadera. El taichí es famoso por ser un arte marcial terapéutico, que tiene como objetivo lograr un mayor equilibrio físico y psíquico. La práctica de este arte conlleva mejoras físicas y mentales, ayudando a controlar el estrés, mejorando la flexibilidad y consiguiendo aumentar la capacidad aeróbica. Además, beneficia al control de la energía que, según la filosofía china, debe fluir de manera correcta a través de nuestro cuerpo y es la razón para que nos sintamos bien o mal. La práctica del taichí es fundamental para localizar y canalizar de forma adecuada nuestra energía vital.