Reportajes

La patética mutación de Núria de Gispert

La presencia de la expresidenta del Parlament en el homenaje a Pujol, delincuente confeso, es poco menos que grotesca y repulsiva

Carlos Quílez